El capitán de la Gimnástica Segoviana, Manuel Olmedilla 'Manu', conduce un balón en centro del terreno de juego. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

La Gimnástica Segoviana no logra carburar. Tres jornadas y dos derrotas en las dos salidas que ha tenido. El conjunto de Manuel González no consigue la ansiada regularidad tan pretendida y sufrió una dolorosa derrota en su visita a La Virgen del Camino. Los segovianos no fueron capaces de dar continuidad a la victoria de la semana pasada por su errático comienzo de temporada. Un choque que dejó consecuencias por la imagen de la última media hora, por el error en el segundo gol y por la delicada situación de cara a afrontar el choque contra el CD La Granja.

No arrancó bien el partido el conjunto visitante, incapaz de aprender la lección pese a que se había repetido una y otra vez durante el trabajo semanal. No salió enchufada la Segoviana, con muchas dudas y a la expectativa de un equipo que juega muy directo, con una fórmula de presión alta y contacto físico que siempre les ha dado resultado. También había advertido González del peligro a balón parado en los virginianos quienes ya anotaron de esa forma el año pasado. Si la temporada anterior fue Fran quien inauguró el marcador tras un saque de córner, esta vez fue su hermano quien remató el saque de esquina. Se repetía la historia pero con diferente desenlace. El gol servía eso sí para despertar a una Segoviana que hasta ese momento no había tomado el pulso al encuentro.

A partir de ahí, el once de González decidió hacerse con el control total de las operaciones frente a una Virgen del Camino que cedió mucho espacio para tratar de matar al rival a la contra. Comenzaron a llegar las ocasiones gracias al excelente trabajo de Diego Gómez. El punta de la Sego se convirtió en el referente ofensivo para sus compañeros facilitando balones y espacios por los que transitar. Así llegó la primera ocasión clara de Asier Arranz tras un centro de Conde al paso por el cuarto de hora. Después, era el propio Asier Arranz quien remataba demasiado alto. No aflojaba el ritmo la Segoviana y poco más tarde, era Diego Gómez quien erraba un centro de Javi Borrego en la oportunidad más clara de los primeros 45 minutos. Antes del final de la primera mitad, Dani Abad tuvo dos ocasiones que no encontraron portería. Las sensaciones al paso por vestuarios eran agridulces por un resultado negativo pero inmerecido por el buen trabajo y las ocasiones creadas.

EMPATE DE JAVI BORREGO

Nada que ver con una segunda parte en la que La Virgen creció y pudo llevarse tres goles a su casillero. Pero eso ocurrió mucho después de que Javi Borrego colocase las tablas en el luminoso. Una vez más era Diego Gómez quien recogía la pelota, se giraba, ganaba el espacio y habilitaba al ayer goleador para que rematase en carrera. El gol daba alas a una Segoviana que confiaba en lograr la remontada y hacer repetir la historia del año pasado.

A punto estuvo el once azulgrana con una triple oportunidad que ni Diego Gómez ni Arranz pudieron culminar. Sólo el palo evitó el segundo gol de los visitantes. Fue en ese momento el punto de inflexión para una Segoviana que desapareció del encuentro. La replica local llegó por parte del veteranísimo delantero brasileño Igor. El punta carioca tocó cuatro balones y uno de ellos lo alojó lejos de la figura de Christian. Una acción que vino precedida de un error monumental en la salida de balón por parte de los de Manu González. Un fallo de entendimiento clamoroso entre Rubén y Javi Borrego.

Restaba poco menos de media hora para sacar algo positivo de Los Dominicos. Sin embargo, los cambios realizados por el entrenador azulgrana no ayudaron al propósito. Salió Diego Gómez, el futbolista más destacado en la tarde de ayer y su equipo acusó en exceso su ausencia. Lo notó el once verdiblanco que olió sangre y decidió disfrutar con su presa. Primero Charly con una jugada individual donde rompió a tres rivales y acabó rematando al palo. Después Gagyk trabajando un balón profundo que no pudo controlar.
En el lado opuesto, los segovianos apuraban sus últimas opciones a balón parado con más pundonor que ideas. Se encontraban cómodos los leoneses despejando balones aéreos sin mayores consecuencias. Una derrota que no permite a la Segoviana inaugurar su casillero a domicilio y que sobre todo deja tocados a sus futbolistas de cara al derbi de la próxima semana.