Publicidad

La fractura social provocada por la intención de la Junta Directiva de la Gimnástica Segoviana de abrir el club a la posibilidad de convertirse en Sociedad Anónima Deportiva se ha llevado por delante tanto a esa opción, como a la propia Junta que encabezará Agustín Cuenca hasta el próximo 25 de febrero, fecha en la que una nueva asamblea extraordinaria de la entidad pondrá fin a su etapa. En la tarde de ayer el propio Agustín anunciaba su dimisión, y la de sus compañeros con carácter irrevocable, y con la intención de formar una Junta Gestora que se dedique simplemente a gestionar el día a día del club, y a convocar nuevas elecciones a la presidencia.

Esta decisión se lleva también por delante las votaciones que se iban a realizar para que los socios decidieran si querían que el club se convirtiera en SAD. El asunto quedará aparcado hasta que la junta directiva que se forme tras las elecciones que se celebrarán al finalizar la presente temporada (o cuando la Gestora nombrada por la asamblea así lo decida) aborde de nuevo el asunto… o no. Los dos grupos inversores desconocían las intenciones de la Junta Directiva “porque queríamos que los socios se enteraran antes”.

UNA ‘PROFESIÓN’ DE RIESGO

“Ser directivo de la Segoviana se ha convertido en algo agotador a inasumible”, señaló un emocionado Agustín, al que se le nota el desgaste de los últimos meses “en los que hemos pasado más tiempo en despachos de abogados que en los campos de fútbol solo para cumplir la legalidad y no incurrir en responsabilidades penales que estamos seguros que hay gente que nos lo iba a querer hacer pagar”.

Y es que la oposición “brutal” a lo que los directivos entendían que debía ser el futuro del club ha terminado pasando factura, y Agustín desveló que esta no es la primera ocasión en la que los miembros de la Junta se han planteado su marcha, “pero siempre había unos directivos que tiraban de otros, hasta que en la última reunión que tuvimos, alguien planteó si verdaderamente merecía la pena continuar, y nadie respondió”.

La directiva pretende constituirse en Gestora para cumplir con todos los compromisos hasta el final de la campaña

Los directivos pretenden constituirse en Junta Gestora para terminar la temporada cumpliendo con todos sus compromisos económicos “como hemos hecho hasta ahora. Si no es por esos compromisos adquiridos, nos iríamos mañana mismo, pero queremos cumplir hasta el final”, afirmó Agustín, que consideró que el club se va a quedar “en una buena situación” después de cinco años de trabajo. “Somos directivos amateurs, y lo hemos hecho todo con la mejor intención. Posiblemente nos habremos equivocado en muchas cosas, pero siempre hemos mirado por el bien del club”.

PRIMERO LOS SOCIOS

Ese bien del club pasaba, según la Junta Directiva, por abrir la entidad a una Sociedad Anónima Deportiva que al final ha provocado un terremoto en la Segoviana que ha acabado con su dimisión. Pero Agustín no se arrepiente del paso dado, “porque queremos que el club aspire a algo más que la Tercera División, y consideramos que la mejor manera de hacerlo era por esta vía”, y no quiere pensar en que no haya candidatos a presidir la entidad “porque creo que dejamos un club en buenas condiciones, y no contemplo que aquellos que se han opuesto tan frontalmente a nuestra gestión y que siempre han dicho que el club es de sus socios no den un paso adelante para hacerse con las riendas”.

La asamblea extraordinaria del 25 de febrero pondrá fin a cinco años de gestión de la Junta Directiva actual, y cierra al menos de manera provisional la vía de la Sociedad Anónima Deportiva.

EN CONTRA DE MODIFICAR LOS ESTATUTOS

Un total de 110 socios presentaron sus firmas para que la Junta Directiva de la Segoviana convoque una nueva asamblea extraordinaria (que se llevará a cabo el 25 de febrero en el salón de actos del instituto Andrés Laguna) en la que se propondrá la votación para modificar dos puntos de los Estatutos del club, de tal manera que un socio no pueda ejercer su derecho al voto si no cuenta con dos años de antigüedad ininterrumpidos como socio, y que los acuerdos de la Asamblea General se adopten cuando al menos dos tercios de la Asamblea sean votos afirmativos de los asociados, presentes o representados. Además, será necesario dos tercios de las personas que voten de los asociados presentes, en los siguientes supuestos: elección de presidente, modificación de estatutos, disposición o enajenación de bienes, remuneración de los miembros del órgano de representación, cambio de forma jurídica del club y disolución de la entidad.

Los miembros de la Junta Directiva señalaron que no votarán a favor de modificar esos dos puntos, “porque en el primero de ellos se están quitando derechos a socios que han pagado por ellos, y que por lo tanto podrían reclamarlos por vía judicial. Y en el segundo punto, en el supuesto de que hubiera dos candidaturas a la presidencia del club, las elecciones podrían eternizarse en busca de esos dos tercios necesarios para que saliera una candidatura, y hasta ese momento la Segoviana sería ingobernable”, apuntó Agustín.