En el camino de preparación de su segunda temporada en la Segunda RFEF, la Gimnástica Segoviana ha jugado cuatro encuentros de muy diferente signo. El que en la ventosa tarde del sábado disputó en el campo de La Albuera frente al Tudelano le sirvió para ir perfilando sus acciones ofensivas.

Llegó el conjunto navarro al partido con la intención de esperar a la Segoviana en tres cuartos, pero sin presionar a los centrales más que cuando era estrictamente necesario. Así el equipo gimnástico se encontró con pocas dificultades para montar su ataque, y ya se pudo comprobar que Ramsés apuesta por López para iniciar la jugada, con De la Mata en el apoyo, pero sin menospreciar en absoluto el juego en largo buscando unas bandas en las que tanto Borao como Rubén se mostraron muy incisivos.

PRESIÓN INSISTENTE

Pero, además, el cuerpo técnico de la Segoviana también mostró un atisbo de lo que quiere que sea el equipo sin el balón, con una presión muy adelantada y la línea defensiva prácticamente en el centro del campo. Ello propició que el dominio del encuentro fuera local, porque el Tudelano no tuvo el ritmo de juego adecuado para superar la presión gimnástica, y en muy contadas ocasiones Pagola tuvo que intervenir con las manos.
Muchos más acercamientos al área generó el equipo local, colgando un buen número de balones tratando de encontrar a Acuña, y poblando las inmediaciones del portero Edu con los futbolistas suficientes como para pelear por todas las segundas acciones.

La defensa del Tudelano salvó no pocas oportunidades gimnásticas, y en última instancia Edu se erigió en protagonista con dos manos salvadoras a remates de cabeza de Juan de la Mata. Pero el portero navarro no pudo hacer nada en el tercer cabezazo de Acuña, que pudo ajustar su remate al palo y puso en evidencia que si la Segoviana pasa por algunos problemas en la defensa de los balones parados, está haciendo los deberes en lo que a los ataques de esas acciones se refiere.

IVO DESPIERTA EL SEGUNDO TIEMPO

Le costó unos minutos desperezarse al partido en su segunda mitad, con la Segoviana menos incisiva en su presión, y el Tudelano forzando un par de acciones a balón parado que fueron bien defendidas. Pero en la primera jugada de ataque local, Ivo recibió demasiado solo en el área, y tuvo tiempo suficiente para ajustar su lanzamiento al palo derecho del portero y colocar el 2-0 al marcador.

En la recta final del partido se vio lo mejor y lo peor de la presión adelantada de la Segoviana, que tras un robo en primera línea marcó el tercero por medio de Gómez, pero encajó el 3-1 después de un balón en largo en el que Carmona erró en el despeje, dejando a Manuel en buena posición para marcar, y el 3-2 desde el punto de penalti.