Publicidad

La Gimnástica Segoviana se mantiene a la espera de las decisiones que tome la Federación Española de Fútbol con respecto al futuro de la temporada en la Tercera División, siendo consciente de que no va a ser nada sencillo retomar la temporada, y que las decisiones que se tomen no acabarán de satisfacer a todos. Pero la salud pública está por encima del deporte, “y lo primero es controlar esta enfermedad para poder después volver a retomar la normalidad”, señala el presidente del club, Agustín Cuenca.

La decisión que se tomó en la jornada de ayer por parte de los máximos representantes del fútbol europeo de retrasar la Eurocopa hasta el verano de 2021, dando un poco más de margen a las competiciones nacionales e internacionales de clubes para que puedan terminar con normalidad, “puede ser el principio del resto de decisiones que ahora debe tomar la Española”, afirma Agustín, que supone que la Federación irá “de arriba hacia abajo, retrasando las competiciones desde la Primera hasta la Segunda B y Tercera”, aunque el presidente de la Segoviana no es demasiado optimista con respecto a que el grupo octavo pueda disputar todas sus jornadas.

Hasta después de Semana Santa.

Y no lo es por una razón que comienza a ser evidente, “y es que personalmente creo que no va a haber competición por lo menos hasta después de Semana Santa”, y que pasadas esas fechas “no va a haber tiempo material para recuperar todos los partidos”. Así que Agustín considera que puede ser más factible “que se den por no jugados los partidos que se han suspendido, y que la liga pueda retormarse después. O, incluso, que si la cuarentena dura más tiempo “directamente se dé por finalizada la liga regular y los cuatro primeros pasen a jugar el play off, aunque como ahora todo es una incógnita, puede que incluso se dictamine que esta liga no ha valido para nada, y que no haya ni ascensos ni descensos”. Será la Federación Española la que tome la decisión “y ya estamos empezando a ver que va a recibir presiones por los clubes que quieren arrimar el ascua a su sardina. Lo normal”.

¿Un ERTE?

Ante tantas dudas, la Segoviana tiene la certeza de que podrá terminar la temporada sin generar déficit, “ya que aunque no vamos a poder contar con el dinero de las taquillas de los partidos que no vamos a jugar, supongo que tampoco tendremos los gastos de arbitraje y organización de esos partidos, y además en otras partidas del presupuesto vamos algo por encima, así que podremos cuadrar el presupuesto”, por lo que los pagos están asegurados, si bien es cierto que en el horizonte más cercano se plantea la figura del ERTE para una plantilla que no va a disputar partidos.

Sobre este particular, el presidente de la Segoviana señala rotundo que “lo que no queremos hacer es perjudicar a los jugadores, que han hecho un esfuerzo por estar aquí sin cobrar tanto dinero”, pero que tampoco se quiere perjudicar al club, “así que es una opción que hay que mirar muy despacio. Es cierto que los futbolistas no juegan partidos, pero están haciendo entrenamientos individuales, por lo que sí están desarrollando un trabajo”. De momento, la opción está ahí, pero primero hay que tener alguna certeza acerca de lo que va a suceder con la competición. Y antes de ello, hay que saber cuándo se va a poder salir de casa.

Manu: “Volveremos a La Albuera”

El entrenador de la Gimnástica Segoviana, Manu González, se sometió a un interesante cuestionario en la web del club azulgrana, en la que hizo repaso a sus recuerdos en el fútbol.

Manu no se queda con un mejor recuerdo como jugador, “porque me quedo con todas las anécdotas que he vivido con mis compañeros fuera del terreno de juego”. Los peores pasan por “los descensos de categoría, que son muy duros. El día que se confirma se pasa muy mal, pero la sensación posterior de haber podido hacer algo más para evitar ese descenso es quizá mi peor recuerdo”.

Lo que más le gusta al técnico de entrenar a la Segoviana es “el día a día. Disfrutar trabajando al lado de mi cuerpo técnico y utilleros, y ver entrenar a los jugadores. Es un grupo muy comprometido con el trabajo, algo que viene adquirido desde hace años y que inculcan de generación en generación”. Manu no tiene ninguna rutina especial para concentrarse antes de los partidos, “aunque suelo ver fútbol con Alberto, nuestro preparador físico. Si jugamos en La Albuera, vamos por la mañana a cualquier campo de Madrid a ver fútbol de Tercera o Segunda B, y si es fuera de casa llevamos la tablet y ponemos algún partido en directo.

El entrenador de la Segoviana es autónomo “y me dedico a escribir artículos deportivos. Este año además he comenzado a dar clase como profesor en una escuela de técnicos deportivos en fútbol”. Lleva el aislamiento con resignación, y considera que “este es un buen momento para descolgar el teléfono y llamar a los amigos a los que hace tiempo que no ves, y poneros al día. También para ocuparte con temas del hogar para los que nunca hay tiempo, y sobre todo para pasar más tiempo en familia y desarrollar la creatividad”.

El mensaje que lanza a los aficionados es de “tranquilidad y confianza. Es una situación única que requiere la responsabilidad individual de cada uno, y por lo tanto está en nuestras manos cambiar el rumbo y salir adelante. Pronto volveremos a disfrutar juntos del fútbol en La Albuera, y mientras tanto, hay que quedarse en casa”.