dep2 1nerea WEB 3
Un lance del duelo entre Unami y Villarcayo, disputado el sábado en La Albuera. / NEREA LLORENTE

El Unami jugó el sábado ante el Villarcayo su peor partido de la temporada. Con la cabeza en la Copa del Rey y el cansancio del duelo de la fase previa del miércoles en La Rioja, traducido en tocados y lesionados, el equipo fue incapaz de encontrar una versión reconocible y fue superado en La Albuera (0-2) por un rival bien cerrado atrás y eficiente a la contra. La consecuencia es que el Becerril se sitúa como líder en solitario. Mientras, la zona alta suma a Turégano y La Granja, que ganaron sus partidos.

Ante un Unami diezmado, el Villarcayo se mereció la victoria con un planteamiento muy claro. El cuadro burgalés se adelantó al aprovechar una transición; su centro al área golpeó en la mano de Quino, que la tenía despegada del tronco en una acción involuntaria pero suficiente para ser castigada según el reglamento de los últimos tiempos. Con el marcador a favor, los visitantes se encerraron atrás, pero no sufrieron en exceso y tenían argumentos para crear peligro en el contragolpe. Por muchas variaciones que intentó el Unami desde el banquillo, no logró hacer daño a la muralla que tenía enfrente. Así las cosas, el 0-2 llegó a diez minutos del final tras una pérdida segoviana que el Villarcayo rentabilizó en una transición en la que los locales reclamaron fuera de juego.

El técnico del Unami, Gonzalo del Valle, asume la contrapartida de la hazaña copera. “Es una faena, nos han hecho polvo, la verdad. Es una derrota que duele, pero no queda otra que pensar en el siguiente, que es el Tardelcuende. Hay que intentar ganarlo y ya está”. Será en tierras sorianas el sábado, tres días antes de medirse al Alavés en un duelo que aún no tiene siquiera estadio designado. “El Alavés, ni lo pienso. Solo Tardelcuende; ni valoro el hecho de que perdamos ese partido”.

El problema de la Regional es que, con tan pocos puestos de ascenso, dos derrotas tontas pueden marcar la diferencia entre ascender y no hacerlo. “Era el miedo que teníamos. Era un partido que tenía marcado en el calendario como peligrosísimo. Y así ha sido”. El técnico sigue con las bajas de Alcubilla, Vicente, Goyo y Jorge Andrés, así que la zona ofensiva está especialmente diezmada. “Todo esto se nota, pasa factura”.

El Turégano, en forma

El Turégano es el equipo más en forma del grupo, junto al Becerril, con 13 puntos de los últimos 15 en juego. Los de Luis Bertó ganaron en casa del Racing Lermeño (0-3) en un duelo que encarrilaron en los primeros diez minutos gracias a los goles de Luis del Barrio y David Martínez, que cerró la cuenta en el segundo tiempo. Los segovianos son terceros, por delante del San José y del Palencia Cristo B, que goleó al Monteresma (7-1), colista con cuatro puntos y el equipo más goleado de la categoría.

La Granja también da un paso adelante tras ganar en El Hospital al Polideportivo Salas (3-2) con dos goles de Víctor Velasco. Pese a sus tropiezos iniciales, los de Ricardo de Andrés son sextos con un partido menos. Con todo por jugar.