El primer día de octubre, un Viveros Herol Nava con más dudas que certezas en la categoría empataba su partido frente al Tubos Aranda después de tener dos ataques para rubricar una victoria que se le negó por segunda semana consecutiva tras la derrota anterior en la cancha del Novás.
Dos meses y medio (y siete victorias) más tarde, el conjunto segoviano que a las seis y media de la tarde saltará a la pista del pabellón Guerrer@s Naver@s para medirse a su rival arandino es un equipo con muchas más certezas que dudas, amparado en una defensa que desde el primer momento obliga a su oponente a trabajar de firme el ataque, con una portería más que buena y un juego ofensivo muy versátil, con mucho protagonismo por parte de unos laterales que se aprovechan del buen trabajo de los compañeros para atacar el marco contrario.

NO VOLVERÁN HASTA FEBRERO

De esta forma el Balonmano Nava ha llegado al último partido antes del parón navideño (que para el plantel de Álvaro Senovilla será más largo porque el retorno a la competición coincide con su jornada de descanso así que no volverá a la liga hasta el 5 de febrero) en disposición de cerrar de manera definitiva su clasificación para la segunda fase, y con la oportunidad de sumar otros dos puntos de cara a una liguilla por el ascenso en la que previsiblemente esté también el Villa de Aranda.
Álvaro Senovilla destacaba la profundidad de banquillo del rival en la previa del partido: “Aranda es un equipo muy sólido y que siempre tiene una buena rotación. Es difícil sacarle de ritmo porque tiene muchos jugadores para salir del banquillo sin que se pierda nivel”, y ofrecía las claves para poder lograr la octava victoria consecutiva. “El partido se hará largo y espero que estemos acertados sobre todo en ataque, estando por encima de los 30 goles. Si estamos a ese nivel es difícil batirnos. Pero debemos sacar buenas defensas y ayudar a la portería para que Aranda no se encuentre cómodo sobre la pista”.
El rival ha tenido quince días para preparar este encuentro, ya que tuvo jornada de descanso el fin de semana pasado, así que Nava tendrá que dar el máximo frente a un Tubos Aranda que aspira a ganar el partido para aferrarse a la cuarta plaza que da derecho a jugar la fase de ascenso, algo que el equipo segoviano tiene casi en la mano tras hacer gala de madurez, aunque Senovilla no esté demasiado de acuerdo, “porque la madurez es difícil de conseguir cuando tienes una plantilla tan joven como la nuestra, con muchos de ellos que no llegan a los 24 años. No es tanto madurez como experiencia no solo a nivel competitivo sino también de conjunción de equipo”.