Ricardo de Andrés, entrenador del CD La Granja, inspecciona el campo en la mañana de este domingo. / KAMARERO

El colegiado Guillermo Mate Rincón dictó sentencia pasado el mediodía de este domingo y mandó el derbi entre Gimnástica Segoviana y La Granja, que debía disputarse a las 17:00 horas en el césped del Estadio Municipal de La Albuera, al congelador. El duelo segoviano era el único de su subgrupo en Tercera División que había llegado sin suspenderse hasta la mañana de ayer, pero corrió la misma suerte que el resto. Para ambos equipos, lo ideal habría sido jugar, pero subrayan que el campo no estaba en las mejores condiciones y que la decisión no es ningún drama. Hay otras prioridades antes que limpiar un campo de fútbol.

Ambos equipos intentaron jugar hasta última hora. El presidente de la gestora de la Gimnástica Segoviana, Agustín Cuenca, había visitado el campo en la tarde del sábado y se mostraba optimista ante las opciones de que el partido pudiera disputarse. Finalmente, dos factores decantaron la decisión del colegiado. Primero, que no había operarios municipales disponibles para retirar la nieve del césped en la mañana de ayer. Segundo, que era un partido que podía suspenderse sin grandes consecuencias: son dos equipos separados por unos pocos kilómetros, ninguno se había desplazado para jugar y la logística para jugar entre semana es mucho menor sin grandes viajes de por medio. Con esas cartas sobre la mesa, primó la prudencia ante el riesgo de lesiones.

Una leve capa de nieve

La Albuera presentaba una capa no muy grande de nieve. El césped no estaba helado, pero esa nieve se apelmazaba al pisarse y no desaparecía con tanta facilidad como se presumía en la tarde del sábado. No se formaba hielo, pero sí una especie de nieve compacta que no se quitaba al momento. El colegiado identificó varias zonas en el campo más susceptibles de que pudiera formarse hielo.

A ello hay que añadir que el partido se iba a jugar a las cinco de la tarde y que la segunda parte se iba a jugar ya de noche, con la previsible bajada de temperaturas que acarreaba. Se trataba sobre todo de las zonas de la grada, la más sombría de la instalación. El césped estaba más duro en esa zona y el campo entero estaba al mediodía con nieve. Al quedarse apelmazada, la nieve puede dejar restos de hielo, producir resbalones o que el balón no corra bien.

Sin operarios

El árbitro fue claro: si se podía quitar la nieve, el partido se jugaba. El responsable del campo del Instituto Municipal de Deportes respondió que en esos momentos la institución no disponía de efectivos para retirarla. Por tanto, era imposible retirar la nieve antes del partido. Sí estaban limpias todas las línea.

El problema de la meteorología es que obliga a tomar las decisiones con la información disponible en cada momento. Aunque la nieve cayó entre el viernes y el sábado, no se contempló la opción de limpiar el campo anteayer ante el riesgo de que volviera a nevar en la madrugada del domingo e hiciera el trabajo estéril. Los operarios de mantenimiento de instalaciones deportivas municipales tienen diversos cometidos. A ello se suma la necesidad de limpiar las aceras y otras zonas de la ciudad.

El derbi, al congelador
Dos empleados de la Segoviana, en el césped segoviano. / KAMARERO

Una nueva fecha

Los clubes se han emplazado a lo largo de los próximos días a buscar una fecha que les venga bien a ambos de cara a hacer una propuesta a la Federación de Castilla y León de Fútbol, la encargada de fijar la fecha definitiva. No habrá problema para buscar esa fecha, con ambos equipos sin otros partidos aplazados en su calendario. La perspectiva apunta a un miércoles, pues no hay fechas libres en fin de semana. Y la idea es que sea lo antes posible para mantener huecos en el calendario ante eventuales aplazamientos por causas meteorológicas o derivadas de la pandemia.

La Segoviana ve interrumpida así su dinámica perfecta. El equipo azulgrana ha disputado en las fechas previstas sus diez partidos jugados hasta la fecha en Tercera División, toda una rareza en una campaña marcada por la suspensiones debido al coronavirus. Ya fuera por casos propios o ajenos, como le ha ocurrido a La Granja desde la primera jornada de competición, la regla es que casi todos los clubes hayan tenido que sortear algún aplazamiento por el camino.

El CD La Granja ha perdido todos sus compromisos oficiales frente a la Segoviana desde el empate a cero en El Hospital de enero de 2015. La Segoviana, que firma el mejor arranque de su historia en Tercera División con diez victorias en diez jornadas, buscaba completar una primera vuelta perfecta.

La situación de los próximos días se presenta incierta para ambos clubes. Está por ver qué entrenamientos puede realizar la Segoviana en La Albuera y si La Granja, con el campo de El Hospital helado, sigue entrenando en los campos de Nueva Segovia. El calendario lleva a los granjeños al campo de la Arandina para jugar el sábado a las 17:00 horas y la Segoviana recibe a la Cebrereña en La Albuera a la misma hora. El derbi tendrá que esperar al deshielo. Lástima, habrían quedado unas fotos preciosas.