La victoria del Viveros Herol Nava sobre el UBU San Pablo del pasado sábado representa más que dos puntos en una competición en la que el pase a la segunda ronda se hace con los puntos sumados frente a los rivales que entren contigo en el grupo.
Restan dos jornadas para que concluya la primera vuelta en el grupo A de la División de Honor Plata y el conjunto segoviano ha conseguido recuperar el terreno perdido en la clasificación después de sumar solo un punto de cuatro posibles ante Novás y Villa de Aranda. Y es que, como señaló el técnico del UBU San Pablo, Nacho González, “por plantilla y presupuesto Nava es claro candidato al ascenso, pero la División de Plata es muy compleja”, y con una primera fase de 18 partidos conviene dejarse el menor número posible de puntos, y menos aún frente a rivales que pueden ser directos.
Así que, con los seis puntos consecutivos, el Viveros Herol ya suma 9 solo queda por detrás del Valinox Novás, que tiene 14 tras realizar una primera vuelta increíble contando todos sus partidos por victorias. Aunque el conjunto gallego tiene que pasar la jornada de descanso, su distancia en el liderato es tan amplia que llegará destacado al final de la primera vuelta, y con muchas opciones de clasificarse para la segunda fase sumando un buen número de puntos, ya que ha derrotado a todos los directos rivales por la clasificación para el grupo del ascenso.

LO QUE VIENE

Al Balonmano Nava le quedan dos rivales complicados hasta concluir la primera vuelta. La visita a la cancha del Amenábar Zarautz y el recibimiento al Unión Financiera de Asturias aparecen como dos compromisos importantes para el equipo de Álvaro Senovilla, porque si se cumplen las previsiones y tanto Novás como Nava pasan como primero y segundo, estos dos conjuntos serán los que se disputen con UBU San Pablo y Villa de Aranda las posiciones para la segunda fase.
Lo cierto es que el Viveros Herol le ha cogido el aire a la categoría, y paulatinamente ha mejorado su nivel competitivo. En el partido del pasado sábado no hubo altibajos demasiado pronunciados, e incluso sumando varios minutos seguidos en inferioridad fue capaz de conseguir parciales positivos. El equipo solo bajó el pistón con el partido decidido en los últimos minutos porque a los jugadores les comenzó a pasar factura el esfuerzo del miércoles anterior frente a Granollers.