El capitán del BM Nava, Carlos Villagrán, se dispone a lanzar frente al Guadalajara. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Atendiendo a las autoridades sanitarias, la semana pasada se anunció el aplazamiento de todas las competiciones deportivas por dos jornadas. Según ha ido avanzando la pandemia del coronavirus, algunas federaciones ya han dado un paso más en la suspensión de partidos y han decidido ampliar el parón. Es el caso de la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) que, acogiéndose al estado de alarma establecido por el Consejo de Ministros, aplazó las competiciones nacionales programadas para el 28 y 29 de marzo.

De esta manera, lo comunicó la  RFEBM: “En ejecución y cumplimiento de lo dispuesto en el Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo aprobado por el Consejo de Ministros, habida cuenta del periodo de vigencia del estado de alarma establecido en su artículo 3 y la suspensión de actividades deportivas acordada en el artículo 10.3, en relación con la resolución adoptada en fecha 10 de marzo de 2020, el Comité Nacional de Competición de la Real Federación Española de Balonmano acuerda: la suspensión de todos los encuentros de las competiciones estatales, tanto oficiales como amistosos, profesionales o amateurs, se hace extensiva a la jornada a disputar los próximos días 28 y 29 de marzo del corriente”.

Asimismo, subraya que “la suspensión se mantendrá durante todo el periodo de vigencia del estado de alarma y, en su caso, las prórrogas que se acuerden”. Con esta jornada, serían ya tres los partidos que el BM Nava tiene que posponer: el del Ciudad de Logroño a domicilio, que estaba previsto en un principio para el pasado fin de semana; el del Balonmán Cangas en el pabellón Guerrer@s Naver@s, que se iba a disputar este sábado; y el del Cuenca, también en casa.

Según vaya evolucionando la situación, el Comité Nacional de Competición, previo informe de los departamentos federativos afectados, adoptará las resoluciones pertinentes tanto respecto de las jornadas suspendidas como de aquellas que restan para finalizar la temporada.