De nuevo el deporte aparece como uno de los ‘culpables’ de la transmisión del Covid-19, que cabalga sobre su tercera ola con una inusitada fuerza en la Comunidad. Tanto es así que de nuevo la Junta ha elevado al Nivel 4 la situación de alerta en todas las provincias de la Comunidad, añadiendo además una serie de medidas excepcionales que confía en que dé sus resultados en un plazo de dos semanas, o algún día menos para los más optimistas, aunque la enfermedad ha demostrado que el tema del optimismo es mejor dejarlo aparcado.

La impresión es que la propia institución autonómica no sabe lo que hacer con el deporte. Por un lado abre la mano a los entrenamientos y a las competiciones en el deporte de base, con el baloncesto organizando sus competiciones autonómicas para el 24 de enero, y el fútbol y el futbol sala para mediados de febrero, mientras que por otro vuelve a cerrar los centros deportivos, tal y como establece en su paquete de medidas que publica el Boletín Oficial de Castilla y León, en el que señala lo siguiente:

Se suspende la apertura al público de instalaciones deportivas convencionales y centros deportivos para la realización de actividad física que no sean al aire libre, salvo para la práctica de la actividad deportiva oficial de carácter no profesional o profesional que se regirá por la normativa y protocolos específicos aplicables a aquella”.

Negar la negación

La normativa señalada en líneas anteriores contradice en parte a lo publicado por la propia institución autonómica en su página web, en la que se señalaba que “se suspende la apertura al público de instalaciones deportivas convencionales y centros deportivos para la realización de actividad física no oficial y no federada, que no sean al aire libre. Se suspende la práctica de la actividad deportiva oficial de carácter no profesional de ámbito autonómico, salvo las competiciones, incluidos sus entrenamientos, que den acceso directo o cuyas fases regulares de competición desemboquen en fases de ascenso a competiciones oficiales regulares de ámbito estatal. No se permite la asistencia de público a ningún evento deportivo”.

Esto contradecía a su vez a la Consejera de Sanidad, Verónica Casado, que el pasado martes señalaba que sí se iba a permitir la asistencia de aficionados a los eventos deportivos al aire libre. Finalmente el Boletín Oficial de Castilla y León dejó claro que sí se permitirá esta presencia de aficionados, algo que viene a paliar (en parte) los problemas que genera el jugar a puerta cerrada para clubes como la Gimnástica Segoviana o el CD La Granja, aunque dejará al Viveros Herol Nava sin gente para sus partidos.