dep1 1 dani perez WEB
Andrés Moyano se filtra entre la defensa del Ademar en el duelo del martes. / DANI PÉREZ

El Viveros Herol Nava buscará esta tarde en Logroño (19:00 horas) su segunda pieza de caza mayor en cuatro días. La del martes fue una noche de ensueño, con la máxima anotación del equipo en Asobal (39 goles) y la primera victoria ante el coco de Castilla y León. Esta tarde espera otro gigante ante el que Nava nunca ha podido pelear de tú a tú en los tres partidos que han disputado. El técnico navero, Zupo Equisoain, llama a sus pupilos a seguir derribando muros. “Lo más importante es que el equipo progrese y vaya hacia arriba. Seguro que hay mejora y tenemos que aprovechar la inercia positiva”.

Ambos equipos llegan igualados tras cinco jornadas. Y ambos han pasado el peaje de medirse al Barcelona. El tiempo dirá si esta paridad clasificatoria es anecdótica o si el Nava se ha acercado a la élite. Por el momento, una pregunta: ¿Se puede ganar en Logroño? Zupo responde: “Siempre he dicho que se puede ganar en cualquier pista. Con la plantilla que tiene, el balonmano que está haciendo y que viene de ganar a Ademar y Puente Genil en su pista, es un equipo que está llamado a ser segundo, detrás del Barcelona. Es una plantilla muy bien armada, con varios jugadores por posición que no desentonan del titular al suplente”. El navarro sabe que se mide a un equipo “de dulce” que ha ganado todo tras perder los dos primeros partidos.

El técnico resume el triunfo ante Ademar como dos puntos importantes. “Hay que continuar, no tienes tiempo para disfrutar. Como pienses mucho en la victoria, al siguiente pierdes. Hay que coger las cosas positivas: el golpe moral y el empujón psicológico. Ha sido un triunfo importante que ya está olvidado”. El vestuario navero piensa más en los méritos propios que en los deméritos ajenos. “Está claro que para ganarle a Ademar por ocho, al margen de que ellos estén muy mal, tú tienes que estar muy bien”, subraya Zupo tras haber visionado el encuentro.

Un rival que juega a lo de siempre

Aunque son dos grandes, el técnico no ve demasiadas similitudes entre las propuestas de Ademar y Logroño. “El Ademar es un equipo que está en formación; llevamos un mes de competición y eso requiere un periodo de adaptación. Cuando el Ademar coja el tono, será un equipo temible. El Logroño ha hecho muy bien los fichajes y su juego es el de siempre, no les ha hecho falta esa adaptación, por eso juegan tan bien”.

La diferencia de rendimiento en los dos últimos partidos convirtió al Nava en una suerte de Doctor Jeckill y Mr Hyde. “El partido de Santander salió mal porque el equipo no dio las prestaciones de los tres primeros. Luego volvimos la senda y es lo que tenemos que hacer . Espero que en Logroño, un partido muy difícil, el equipo sea competitivo y que peleemos el resultado”. El Nava no contará con Paco Bernabéu, aun lesionado, y Adrián Rosales será duda.

La intensidad defensiva, clave ante Ademar, será un elemento decisivo en La Rioja. “Se repite siendo competitivos y pensando que podemos tener opciones en Logroño. Y a partir de ahí, al máximo de pelea, lucha, intensidad y todo lo que requiere un partido de estas características para que tú puedas sacar algo positivo”.

Hace apenas un año, el Nava estuvo más de cuarto de hora sin anotar en Logroño. Paso a paso, los segovianos, que ya han puntuado en Granollers, Cuenca o Huesca, buscan igualar centímetros con el gigante riojano.