balonmano Nava Granollers
Nico D’Antino ejecuta un lanzamiento a portería ante Marc Guardia en el duelo de la temporada pasada. / AMADOR MARUGÁN

El mensaje de Zupo Equisoain cuando se hizo con la dirección del Viveros Herol Nava en diciembre era que la salvación en Asobal se decidiría en las últimas cinco jornadas. Hasta ese punto, el reto de su plantilla era llegar bien posicionada, como si fuera una parrilla de automovilismo. Lo cierto es que su equipo bordeó el abismo, pero llega en una posición privilegiada a la cita decisiva: duodécimo, con cuatro puntos de ventaja sobre el Cangas, que marca el descenso a División de Honor Plata. La visita esta tarde (20:00 horas, LaLiga Sports) del Granollers, cuarto, da el pistoletazo final a las últimas cinco jornadas. La suerte de los segovianos se decidirá en los próximos 24 días.

El Nava ha conseguido la mitad de sus puntos en las últimas siete jornadas, con 10 de 14 posibles. Su contabilidad le sitúa con 20, a un buen resultado de asegurar su permanencia en la máxima categoría del balonmano español. Tras lograr en Cuenca un empate de mérito que pudo ser victoria, los segovianos tienen una semana exigente, ante Granollers y el sábado en León ante Ademar. Los tres siguientes fines de semana serán cruciales: ante Cangas en casa, en Puerto Sagunto, tercero por la cola, y la visita de Anaitasuna, que llegaría en la última jornada sin nada en juego.

El Granollers llega a Nava de la Asunción en un gran estado de forma y con opciones reales de subcampeonato -y plaza en Liga de Campeones- tras tumbar al Huesca y ganar ocho de sus diez últimos partidos. Los vallesanos son cuartos con 39 puntos, a seis del Bidasoa, segundo, con dos partidos menos que los irundarras. Con todo, el cuadro segoviano ha puntuado en sus dos visitas a la pista catalana, con sendos empates como el que cosecharon en diciembre en el segundo partido bajo la dirección de Zupo.

La plantilla catalana, una de las más polivalentes de la Asobal, tiene el honor de ser el último equipo español en tumbar al Barça, en abril de 2018. En su análisis del rival, Zupo destaca el tiro exterior como un elemento diferencial. El chileno Esteban Salinas ha suplido con nota a Adrià Figueras, acompañando en la tarea ofensiva a una pieza clásica como Antonio García. Ambos están en el top -10 de artilleros de la liga y suman 272 tantos entre ambos. A ello se une una portería solvente, con Marc Guardia y Pol Sastre, y la presión defensiva para robar balones y contragolpear. El Granollers, todo un ejemplo de la escuela catalana, busca ritmos altos, incluso tras encajar gol.

Factor cancha

Mientras, el Nava llega en uno de sus momentos más corales. A la figura de Rodrigo Pérez Arce, el gran baluarte goleador del curso, se han sumado jugadores al alza en las últimas jornadas como Carlos Villagrán, clave ante Puente Genil o Cuenca, o Paco Bernabéu, que viene de cuajar uno de sus mejores encuentros del curso. Las últimas semanas de Patotski, que paró un 45% de los lanzamientos en el último partido -un 63% en el primer tiempo- dan esperanzas a los segovianos de dar la sorpresa. También, el apoyo de su público, con un ambiente de gala en los últimos partidos pese al aforo reducido de 268 espectadores.

El resto de la jornada, que se disputa íntegra en la tarde de hoy, no resulta halagüeña para los equipos de la zona baja. Cangas visita al Bada Huesca, tercero, en un duelo a priori desigual y Guadalajara recibe al Cuenca, necesitado de la victoria para seguir pujando por puestos europeos. Por su parte, Sinfín y Puerto Sagunto visitan a dos rivales asentados en la zona media sin nada en juego como Benidorm y Anaitasuna.

El Nava, con la confianza por las nubes, tiene mucho que ganar y poco que perder ante un rival en racha, pero al que conoce bien. La lógica no les obliga para nada a puntuar, pero su confianza reciente aconseja no descartarlo.