El CD La Granja notificó el jueves el positivo por Covid de uno de sus jugadores en la realización semanal de tus test de antígenos de cara a la jornada de este fin de semana en Tercera División. Así las cosas, la Federación de Castilla y León de Fútbol suspendió el encuentro que debía enfrentar a los segovianos al Peñaranda Bracamonte en la tarde del sábado en tierras salmantinas, pero en un principio el club no estaría afectado por el periodo de cuarentena de siete días sin entrenar. Esa es la interpretación de la entidad granjeña, que está a la espera de que las autoridades sanitarias pudieran añadir más jugadores como contactos estrechos del caso positivo. Aunque el jueves todos dieron negativo en las pruebas.

Una vez identificado el positivo, el jugador está a la espera de tratar su caso con las autoridades médicas y su centro de salud. “Ayer hablé con él y no le habían dado cita porque era festivo”, señala el presidente del CD La Granja, Javier Montero. El jugador se encuentra bien, sin síntomas. En otro precedente que vivió el club, hubo un falso negativo pero el resto de la plantilla no fue considerada como contacto estrecho. “Eso ya no depende de la Federación ni de nosotros. No vamos a entrenar hasta que vaya al médico. Y con lo que le digan, veremos”.

El club se ha puesto en contacto con las autoridades federativas y entiende que no habrá impedimentos para continuar una rutina lo más normal posible. “En principio, si no nos confinan podremos entrenar”. De hecho, la idea del club era repetir los test el viernes de cara al viaje de ayer, que finalmente no pudo producirse por la decisión de la Federación. “Me parece un poco extraño porque la otra vez sí que jugamos. Nosotros acatamos el aplazamiento y esperamos que no haya ningún caso más para que podamos jugar sin problemas la semana que viene”.

A la espera de noticias, la plantilla y el cuerpo técnico están haciendo estos días vida normal. “A los que se desplazaban en coche con él al entrenamiento les hemos dicho que intenten no salir mucho y que se confinen estos días”. El club repetiría los test el jueves de cara al duelo que, en principio, les enfrentaría el domingo en casa ante el Santa Marta. El plan es no entrenar el lunes y hacerlo, en función de las noticias sanitarias, el martes o el miércoles.

El parón es una “faena” para un equipo que va a acumular, al menos, 22 días sin jugar desde el derbi ante la Segoviana. “Es complicado. Y más con todo lo que nos estamos jugando”. La Granja está en el grupo E por la permanencia, una fase de 11 equipos en la que solo mantendrán la categoría los cuatro primeros. “La salud es lo primero, pero nos habría gustado jugar, está claro. Como al Peñaranda”. A ello se añade el hándicap de recuperar el encuentro entre semana para una plantilla con compromisos laborales. “Con el calendario estrecho… Habrá que buscar una fecha y desplazarse, con lo que eso conlleva. Solo queda acatarlo”.

Montero entiende la circunstancia como un imponderable. “Al final son más de 20 tíos conviviendo o viéndose cuatro veces a la semana. Cada uno hace su trabajo y su familia. Bastantes pocos casos hemos tenido. Al final todo el mundo tiene que pasar por ello y nos ha tocado ahora. En ese aspecto estamos tranquilos porque hemos hecho todo lo posible, pero al final es inevitable. Solo esperamos que no vaya a más; que se quede en este caso y podamos jugar cuanto antes.