David Llorente, durante una competición. / E.A.
Publicidad

La Junta Directiva de la Federación Española de Piragüismo acordó, por unanimidad, suspender toda la competición nacional de 2020, que supone la supresión de las 16 pruebas que tenía reprogramadas a partir del 22 de agosto, ante la actual situación sanitaria debido al Covid-19.

La propuesta deberá ser refrendada ahora por la Comisión Delegada de la Federación, que descarta la celebración de las 16 citas nacionales contempladas en el calendario, las dos primeras los días 22 y 23 de agosto cuando debía disputarse la Copa de España Júnior de Esprint, a celebrar en Verducido (Pontevedra) y el Campeonato de España de Eslalon, en Sort (Lleida).

La resolución de Junta Directiva, adoptada por unanimidad de los quince miembros asistentes, responde al compromiso de “no asumir riesgos innecesarios” y a la concienciación ante el estado de incertidumbre por la pandemia por coronavirus.

El órgano rector lamenta los trastornos que ocasiona esta medida tan excepcional y reconoce las dificultades que la inexistencia de la competición acarreará a deportistas, técnicos, clubes y federaciones autonómicas, especialmente por la imposibilidad de acreditar resultados.

Ante la carencia de competiciones que reflejen el nivel deportivo de los deportistas, la Federación Española de Piragüismo ha optado por mantener la convocatoria para celebrar los controles de rendimiento, previstos en la modalidad esprint del 4 al 6 de septiembre y en eslalon en el último fin de semana de ese mismo mes.