Publicidad

Por primera vez se puede disfrutar del archivo fotográfico del autor y fotoperiodista estadounidense Gary Beals en la exposición ‘La España que quedó atrás’. De la mano de la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Segovia y la Asociación Fotográfica Segoviana llega una muestra que puede visitarse hasta el 23 de agosto en La Alhóndiga y que recoge cerca de 60 fotografías costumbristas de inicios de los años 70, cuando Beals fue destinado a España por la fuerza aérea de Estados Unidos.

Se trata de una radiografía del país en los últimos años de la dictadura, mostrada a través de estas instantáneas realizadas en película de 35 mm. en su mayoría. Las fotografías, capturadas entre 1970 y 1972, ofrecen un panorama que, aunque hoy parezca lejano, formaba parte de la realidad del país tan solo 50 años atrás. Durante los tres años en los que estuvo destinado en España, Beals documentó su día a día. Su mirada capta escenas que van desde las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, algunas medianas, como Bilbao, Ourense o Zaragoza, o pequeñas ciudades o localidades. Niños, gitanos zíngaros nómadas, campesinos, comerciantes, artesanos, fiestas populares, costumbres y oficios ya olvidados, juegos infantiles, entre otras cosas, se observan en este trabajo documental nunca expuesto públicamente.

La historia del desarrollo de este proyecto nace cuando el autor, Gary Beals (San Diego, California) conoce al fotógrafo segoviano Juan Luis Misis, quien reconoce en la obra de Beals un incuestionable valor documental y ve allí una oportunidad de mostrar públicamente un documento rico en historias y de gran calidad estética. Beals está, desde hace 16 años, empadronado en la ciudad de Segovia, donde desarrolla su vida profesional y social. De un fondo de más de 300 fotografías, la Asociación Fotográfica Segoviana ha seleccionado cerca de 60 para esta exposición, con la que la concejalía de Cultura pretende seguir apoyando a asociaciones, iniciativas culturales y creadoras que desarrollan su actividad en nuestra ciudad.

La exposición, que se celebra bajo todas las medidas de prevención necesarias ante la Covid-19, como aforos reducidos de no más de 50 personas, circuitos especiales durante el recorrido, y la dispensación de gel hidroalcohólico, podrá visitarse de miércoles a viernes de 17.00 a 21.00 horas y los sábados y domingos de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00. Los lunes y los martes estará cerrada.