efs valverde
Equipo de la EFS Valverde, con su entrenadora, Marta García. / EFS VALVERDE

Morgan Alliance Valverde certificó, a falta de dos jornadas, su permanencia en la División de Honor Juvenil de fútbol sala, y lo hizo asaltando el Municipal de Guitíriz, inexpugnable en esta segunda fase para todos los equipos castellanoleoneses que visitaron la cancha lucense salvo para el segoviano, que se impuso por 4-5.

Comenzó dominando el equipo local, circulando con velocidad el balón y desarbolando constantemente la defensa valverdana, excesivamente abierta, y que llegaba tarde a los ajustes de las paredes verticales. Fue necesario un tiempo muerto temprano para que Marta García ajustara las pautas defensivas. La mejora defensiva se tradujo en un aumento de recuperaciones y transiciones, equilibrándose el juego.

Recurrió Morgan Alliance Valverde a una de sus armas más fiables durante toda la temporada, la estrategia, y en una buena combinación en un saque de banda, Pablo Marugán, recibía de espaldas a portería y se giraba con rapidez para anotar el 0-1.

El gol espoleó a los locales, y en una buena contra, Xoel, su jugador más desequilibrante, anotaba el empate. Valverde retrasó unos metros la altura de la defensa y, a falta de cinco minutos, una buena recuperación de Jorge al último defensor ponía en bandeja el gol a Kike, que anotaba a portería vacía.

Guitíriz entró mejor en la reanudación, acaparando la posesión del balón frente a un rival que únicamente se preocupaba de defender. Las consecuencias se preveían, y antes de los primeros cinco minutos, Diego conseguía el 2-2.

De nuevo dominando

El partido entró en una dinámica de toma y daca constante, con ocasiones para ambos conjuntos que no se materializaban, hasta que, en el ecuador del segundo período, nuevamente Pablo Marugán recogía un balón suelto en el área local para devolver la ventaja en el luminoso a los segovianos. Guitíriz acusó el golpe e intentó remontar el partido con excesiva precipitación. Sergio se aprovecharía de ello, y con un fuerte punterazo anotaba el 2-4.

Quedaban seis minutos, y tras un tiempo muerto, los locales pusieron el portero-jugador. Tras un primer intento que acabaría con el balón en el poste de Balbás, Pablo Marugán concretaría su hat-trick particular, tras interceptar un pase y lanzar con precisión desde su área a las redes de la portería guitiricense.

Curiosamente, el 2-5 tranquilizó a los locales y llenó de nervios a los visitantes. En apenas un minuto, Kevin recogía un buen pase al segundo palo y resolvía un barullo en el área, llegándose al último minuto del encuentro con 4-5, resultado definitivo tras unos segundos llenos de tensión e incertidumbre.

El final del partido daba paso a la alegría y emoción para un equipo que, tras una temporada agotadora, física y mentalmente, conseguía un objetivo bastante lejano en las primeras semanas de octubre. El equipo de Marta García ha sabido gestionar sus virtudes, aprendiendo a competir en las circunstancias más adversas, sufriendo con marcadores ajustados hasta los últimos segundos y quitándose muchos complejos frente a otros equipos con más potencial.