Publicidad

El grupo octavo de la Tercera División inició la campaña 2019/20 con veintiún equipos, un hecho que ya se advirtió que iba a trastocar en buena medida el desarrollo de la temporada. Los partidos entre semana son un problema para el fútbol amateur, pero hay más circunstancias en este grupo de Castilla y León que no contribuyen precisamente a la tranquilidad de los equipos.

La integración del Real Burgos en el grupo ha propiciado que sean cuatro equipos los que desciendan a la Regional de Aficionados, lo que añade un punto más de presión a los conjuntos más modestos de la categoría, entre los que se integra el CD La Granja, que además tienen que mirar con no poca inquietud lo que sucede con los conjuntos autonómicos que compiten en la Segunda División B.

Dos de ellos, el Guijuelo y el Unionistas de Salamanca, ocupan actualmente las últimas posiciones dentro del Grupo II, por lo que de confirmarse su mala clasificación, serían nada menos que seis los equipos del Grupo VIII de la Tercera División que perderían la categoría, y que propiciarían a su vez una buena oleada de descensos en cadena en los dos grupos de la Regional de Aficionados siempre que no hubiera ascensos a Segunda B de por medio.

MOTIVOS PARA CREER

Este hecho viene a afectar directamente al CD La Granja, que actualmente ocupa la última plaza de la tabla, pero que tiene motivos para la esperanza, puesto que se encuentra a una victoria de salir de las posiciones de descenso directo, y a cuatro puntos de salvar los hipotéticos arrastres de la Segunda División B.

La realidad del grupo es que no está cumpliendo con las expectativas que señalaban que iba a estar mucho más igualado en la zona media, ya que cerca de cumplirse la primera vuelta de la competición, cuatro equipos se han destacado en los puestos de fase de ascenso, con el Zamora destacadísimo en el liderato, y siete se manejan en los puestos complicados de la tabla a efectos de descenso a Regional. Por el centro, conjuntos como el Real Ávila, la Arandina o el Atlético Astorga no terminan de sumar una racha de victorias que les acerquen a los puestos de play off, algo que favorece los intereses de la Gimnástica Segoviana, que sigue haciendo los deberes, sin fallar en los partidos en los que el pronóstico le es claramente favorable a priori.

Ese camino sin fallos ante los menos fuertes es el que está consiguiendo que el equipo gimnástico, que suma ya más derrotas en esta primera vuelta que en toda la pasada temporada regular, se mantengan cómodamente en las posiciones de play off.