Publicidad

La presente temporada no será recordada como una de las más felices para el CD La Granja. El equipo de San Ildefonso continúa su lento pero imparable descenso a a Regional en un curso futbolístico en el que todo están siendo desgracias. Ayer, el equipo dirigido por Miguel de la Fuente, estuvo a punto de volver a sumar a domicilio, pero tan solo un minuto faltó para sacar un valioso empate y mantener viva la esperanza de la permanencia. Sin embargo, además, el fútbol fue cruel con los azulones.

El CD La Granja arrancó con la novedad en la portería con la entrada del jovencísimo Pereira que a la postre se consagró en protagonista con sus intervenciones en la primera parte. Por otro lado, el conjunto dirigido por Ramón González comenzó con dos delanteros tratando de llevar el peso ofensivo ante la fragilidad defensiva segoviana. Sin embargo, los primeros compases tuvieron un dominio muy alterno pese a que las primeras ocasiones llegaron del lado blanquillo.

La primera de ellas, un balón colgado por Juan desde el lateral derecho ante el que Tito se resbaló cuando estaba a punto de ajusticiar a Pereira. Después fue Christian, quién intentó aprovecharse de un barullo en el área con poca fortuna. Al cuarto de hora llegaría la ocasión más clara para los leoneses con un cabezazo de Moha libre de marca que se fue por encima del travesaño. Fue pasado el ecuador cuando Christian volvió a probar fortuna encontrándose con la buena posición de un Pereira muy atento y acertado.

POCO ATAQUE, MUCHA DEFENSA

El conjunto de San Ildefonso, intentó una y otra vez presionar sobre la salida de balón del lateral derecho Sebas, poco hábil con el esférico en los pies aún siendo un prodigio físico. La primera llegada para los de Miguel de la Fuente se hizo esperar hasta casi el final del primer tiempo. Fue en una jugada de laboratorio que Cuadri remató muy alto desde la frontal. Aún dio tiempo antes del paso por vestuarios para que los granjeños sufriesen la última embestida del filial leonés. De nuevo, Adrián Pereira se tornaba en providencial con una excelente parada sobre Moha.

El segundo acto arrancó con el Júpiter Leonés volcado sobre la portería visitante. Tanto es así, que la primera llegada fue protagonizada por el lateral derecho Juan caracoleando en el pico del área y cruzando la pelota en exceso. Después fue Javi quien intentó sorprender desde 40 metros a un muy atento Pereira que sin duda superó con nota su examen. El joven portero vallisoletano hizo olvidar a Loren con su buen trabajo frente al filial cazurro. También ayudó la falta de puntería de los delanteros rivales, que no destacan esta temporada por su acierto goleador.

 

La mejor noticia para los de Miguel de la Fuente fue la actuación del joven portero Adrián Pereira, y el orgullo que mostró el equipo pese a las bajas

 

De nuevo fue Moha quien, libre de marca, remató alto tras un centro de Marcos. También probó fortuna por el costado derecho el recién incorporado Diego Bajo. El joven culturalista rompió la banda para colocar un centro demasiado largo al que no pudo llegar Amadou.
Se estaba cayendo poco a poco el físico de los chicos de Miguel de la Fuente, noticia habitual durante esta temporada. La presión ya no era tan efectiva ni el posicionamiento tan riguroso. El entrenador vallisoletano movió su banquillo para refrescar piernas e ideas intentando mantener el resultado y puede que cazando en alguna contra a los leoneses.

EL DISGUSTO LLEGÓ AL FINAL

El exceso de optimismo local a punto estuvo de castigar Lázaro, convertido en el futbolista más peligroso y activo del cuadro del Real Sitio. Enfilaba la recta final el choque cuando en cinco minutos se alzó la polémica. Primero el colegiado enseñaba el camino a los vestuarios de forma precipitada al futbolista local Christian por protestar de forma airada una de sus decisiones. Pocos minutos después, los atacantes de Ramón González decidían romper la tregua acertando, por una vez, con la portería de Pereira. Fue en una ocasión aislada, con el balón rebasando el segundo palo y sin aparente peligro. Justo emergió Tito para romper las pocas esperanzas que quedaban en un CD La Granja al que cada vez le queda más lejos la Tercera División.

Hubo tiempo para reacción, con dos balones colgados al área pero sin meras consecuencias gracias a la buena colocación de Diego Rodríguez. En definitiva, una nueva derrota que supone un mazazo por el resultado y también por la forma en la que llegó la derrota.