Yagüe intenta acercarse al aro ante la oposición de dos rivales./ NEREA LLORENTE
Publicidad

El CD Claret sumó su tercera victoria en siete jornadas dentro de la Primera Nacional masculina, después de imponerse con solvencia al CB La Flecha en un partido que el conjunto segoviano supo romper en el segundo cuarto, adquiriendo una ventaja que mantuvo con cierta tranquilidad tras el descanso.

La defensa que puso en liza el equipo de Diego Pascual, y la capacidad para dominar el rebote fueron las claves de un triunfo que comenzó a fraguarse después de unos diez primeros minutos más que mejorables por parte del cuadro local, sobre todo en ataque, donde las imprecisiones, los malos pases y las acciones demasiado individuales llevaron al Claret a situarse con cinco puntos de desventaja (9-14) y con Jorge Mínguez lesionado en el banquillo.

Una mejoría que se refleja en el marcador.

Pero en cuanto el equipo segoviano centró un poco más su ataque, no solo consiguió empatar el choque antes del descanso, sino que en el segundo cuarto fue un vendaval ante un oponente que intentó alternar las defensas, aunque con un éxito más bien escaso, y que con una inferioridad manifiesta en el rebote, se empeñó en morir desde la línea de tres puntos antes que intentar algo más en la pintura.

Bien llevados por Miguel Pérez, en ese segundo cuarto el equipo verde se fue distanciando paulatinamente en el marcador, con mejores pases buscando al compañero, lo que propició una mejor selección en los lanzamientos. Del 27-17 se pasó en un abrir y cerrar de ojos al 3-17, en dos parciales demoledores que dejaron K.O. a La Flecha, que si en los diez primeros minutos había terminado con la sensación de poder competir en el partido, al intermedio se marchó con una sensación muy distinta, 21 puntos de desventaja y superado en todos los aspectos del juego por un oponente mucho más activo en defensa, y acertado en ataque.

Controlando la ventaja.

Lo más difícil estaba hecho para el CD Claret, que si hubiera estado algo más acertado en los lanzamientos libres habría abierto una brecha mucho grande, y que afrontó la segunda parte del encuentro con más tranquilidad, lo que llevó a su oponente a meterse algo más en el encuentro, amagando con reducir las diferencias. Pero cada vez que ello sucedía, los locales apretaban un poco para mantener su ventaja por encima de los quince puntos, aunque el último cuarto se iniciara con algo menos de esa renta para los de casa después de un triple de Víctor González.

Pero el Claret no estaba dispuesto a dejarse sorprender, y dos triples consecutivos de Miguel Pérez devolvieron la tranquilidad definitiva al choque. La Flecha no volvió a reaccionar con la fuerza necesaria, y el equipo de Diego Pascual consiguió una victoria contundente, fraguada en el buen hacer del equipo en el segundo cuarto.