Publicidad
A.M. / SEGOVIA

“La confianza por devolver a Segovia a Segunda B es plena”. Son las palabras del defensa de la Gimnástica Rui Fernando da Gracia ‘Rui’ (Bembibre, 1985). El internacional con Guinea Ecuatorial llegó al equipo azulgrana el pasado verano para relevar la difícil labor que venía desarrollando José Luis Robles ‘Anel’ y pronto tomó galones en la zaga segoviana para convertirse en un fijo indiscutible de los esquemas del técnico Manuel González. El sábado se cumplirá un año desde que fuera presentado de forma oficial como jugador de la Gimnástica y podría redondear esta atípica temporada con el ascenso de categoría.

Durante todo este tiempo, el experimentado central rápido se aclimató a la dinámica de la plantilla y ha sido todo un ejemplo de dedicación, entrega y trabajo, tanto dentro como fuera del terreno de juego. “Siempre ha habido buen ambiente en el vestuario y ahora, que estamos en la final, uno de los objetivos del club, todavía más”, recalca Rui; y señala: “Estamos dónde siempre hemos querido y confiamos en nosotros mismos”.

Rui ha sido uno de las artífices de que la defensa gimnástica haya mantenido solidez y contundencia. “Está claro que es una de nuestras fortalezas, pero el trabajo es de todos los compañeros”, asegura; y continúa: “Todos damos todo lo que tenemos en cada partido y somos una plantilla comprometida sin balón. Eso dice mucho del compañerismo que tenemos. Además, el cuerpo técnico hace un gran trabajo detrás para que tengamos el menor número de errores posibles”.

En la final la Segoviana se enfrentará al plantel más goleador del Grupo VIII con un total de 63 goles en la competición liguera más los dos que marcó en la semifinal contra el Numancia B (2-1). “Sin menospreciar a nadie, la final ha reunido a los dos mejores conjuntos del campeonato. Ambos estamos ahí por méritos propios”, apunta. Asimismo, valora al Zamora como “un gran equipo, con jugadores de enorme potencial ofensivo”; aunque a título personal se queda con los suyos: “Nosotros estamos a la altura y no tenemos nada que envidiar al Zamora. No cambio a los compañeros que tengo por ninguno”.

Para consumar el ascenso, la Gimnástica debe ganar. No le vale el empate, puesto que en este caso, al terminar el Zamora como campeón del Grupo VIII, subirían los de Luis David Movilla. Como referencia queda el encuentro de la segunda vuelta, disputado en La Albuera, en el que el plantel segoviano estuvo a punto de superar al cuadro zamorano (1-1). “Fue uno de los partidos más completos que hemos realizado y, aunque puede servirnos de guía, la final será diferente”. Aun así asegura que la presión por meter gol es relativa: “No hay una presión extra. Hemos demostrado que sabemos hacer goles con facilidad y que uno de nuestros puntos fuertes es el ataque que tenemos, con jugadores que nos dan numerosas alternativas”.