Una de las aulas anexas al pabellón, durante una entrega de dorsales./ KAMARERO
Publicidad

Sabido es que la administración maneja unos tiempos que son imposibles de comprender para el común de los mortales. Las tramitaciones administrativas son capaces de desesperar incluso a los propios políticos creadores de las normas que ven cómo sus iniciativas se ven frenadas entre papeles y permisos.

El asunto de la Casa del Deporte de Segovia es un buen ejemplo de ello. Desde que la ciudad se quedara sin su Casa del Deporte cuando se cerró la que se ubicaba en la avenida Padre Claret hace ya nueve años, los intentos de dotar a los clubes de Segovia de una instalación de referencia fueron el caballo de batalla de los respectivos concejales de Deportes, que buscaron diferentes ubicaciones hasta encontrar una, en la Rotonda del Pastor, que actualmente es la sede administrativa de la Gimnástica Segoviana.

LAS OBRAS, EN UN MES

Después de varios intentos, finalmente el Instituto Municipal de Deportes ha encontrado una ubicación que no es la ideal, pero cumplirá con el mínimo que se le puede pedir a una instalación que tiene que albergar a un buen número de clubes y delegaciones deportivas. Así, dos de las aulas del Centro Cívico Nueva Segovia, que se sitúan anexo al Pedro Delgado, se habilitarán para acoger la Casa del Deporte, después de que a finales del mes de junio se liberaran 30.000 euros que en principio iban a ir destinados a sufragar ‘otros gastos diversos, fiestas populares y festejos’.

No se cumplirá la intención de la concejal Marian Rueda de ubicar en esa Casa del Deporte las oficinas del IMD, que seguirán llevando los asuntos administrativos en su sede de La Albuera, pero al menos sí podrá ver concluido un proyecto para el que ya hay empresas concursando, y que se pretende que pueda iniciar sus trabajos a finales de agosto, o primeros de septiembre, para poder recepcionar la obra en navidades, y que el próximo curso ya pueda funcionar con normalidad.