Jorge da Silva, en un partido del Viveros Herol en Nava. / AMADOR MARUGÁN

La Liga Asobal de balonmano corre riesgo de no poder terminar, a tenor del comunicado que sacaron a la luz los clubes que forman la Asociación, en el que se destaca que estos no disponen de la estructura financiera suficiente para finalizar la temporada y mucho menos para garantizar su viabilidad.

“Los clubes, cuando planificaron los presupuestos de la temporada 20/21, ni en el peor de los escenarios pudieron prever la ausencia casi total de público, y, por consiguiente, la caída o desaparición de las partidas presupuestarias de ingresos procedentes de la venta de abonos, entradas, merchandising y la pérdida de una parte importante del patrocinio local o de proximidad”, afirma el comunicado.

Por ello la mesa de trabajo, constituida en las Asobal reclama un rescate económico “con la adopción de medidas por parte de todas las instancias con responsabilidades en el mundo del deporte y del balonmano”.

La Asobal enumera las medidas tomadas en los países de nuestro entorno como Alemania, Francia, Reino Unido o Italia y “reclama que la Federación Española sea consciente de la situación y de la necesidad de elaborar de manera participada un plan para relanzar el balonmano y de arbitrar medidas para ayudar a los clubes ante esta difícil situación”.