Laura Llorente, rodeada de contrarias durante un encuentro disputado en el Pedro Delgado./ NEREA LLORENTE

Siete días después de saltar a la cancha, pero no competir en la primera jornada frente al Villacañas, el Unami ya conoce el castigo impuesto por el Comité de Competición de pérdida del partido por 6-0 y tres puntos de sanción, pero al menos ya cuenta con el respeto de buena parte del fútbol sala, y con la seguridad de que tras el acuerdo entre la RFEF y las asociaciones de jugadores, habrá test para toda la temporada.

Así que, teniendo en cuenta que el Mora también está sensibilizado con el uso de las mascarillas si no hay test, se puede asegurar que, a partir de las seis de la tarde de hoy, sobre la cancha del pabellón Pedro Delgado segovianas y toledanas competirán con toda la intensidad por los tres puntos, ya sea con mascarilla porque los test prometidos no hayan llegado, o sin ella porque todas las protagonistas del encuentro se lo hayan hecho. Y, aún así, Toño González dejó claro que la jugadora que quiera salir a competir con la mascarilla tendrá la plena libertad de hacerlo.

En el apartado meramente deportivo, el técnico del Unami podrá contar con toda su plantilla, aunque Rocío, con molestias, presenta alguna duda para poder ayudar a sus compañeras sobre la pista.

El Pedro Delgado abrirá sus puertas para que los aficionados puedan ver el encuentro, siempre respetando las medidas de seguridad que se han convertido en imprescindibles si se quieren presenciar eventos deportivos tanto al aire libre como en instalaciones cubiertas.