Publicidad

Pese a las inclemencias del tiempo, habituales en estas fechas navideñas, y a la intensa niebla que se apoderó de las carreteras de la provincia, se llevó a cabo con absoluto éxito de participantes la trigésimo segunda edición del tradicional campeonato de ajedrez rápido que patrocina y promueve la Fundación Caja Cega de Fuentepelayo.

Esta tradicional competición se enmarca en el circuito ajedrecístico que ampara la Diputación Provincial de Segovia y que está compuesto por una decena de localidades.

Bajo la batuta coordinadora de la Asociación ‘Taller Cultural de Fuentepelayo’ y con la experta dirección técnica de Sebas Armesto (presidente de la Escuela de Ajedrez de la Universidad de Valladolid), una treintena de jugadores de todas las categorías se dieron cita en Fuentepelayo. También hay que hacer notar la participación por vez primera de media docena de jugadores en edad escolar.

Como ya es sabido, el campeonato de la Fundación Caja Cega se disputa por el sistema suizo de juego, pero con la particularidad de otorgar a cada jugador un máximo de cinco minutos para finalizar cada una de sus partidas, lo que otorgó mucho dinamismo al juego, obligando a los competidores a elegir las mejores opciones con poco tiempo para estudiar todas las alternativas, por lo que el hecho de no ‘pisar sobre seguro’ en el medio juego propició no pocos errores.

El sistema suizo con partidas a cinco minutos por jugador otorgó mucho dinamismo al juego

Después de los inevitables sobresaltos y de las sorpresas habituales en este tipo de competiciones de partidas rápidas, accedieron a las últimas rondas los jugadores más experimentados, entre los que se encontraban los campeones de las últimas ediciones.

En la categoría de menos de diez años, el vencedor fue Juan Orduña, de Fuentepelayo. De esta misma localidad fue el ganador de la categoría sub-18 en la persona de Iván Rincón. Y ya en el podio de vencedores absolutos, la clasificación estuvo encabezada por Juan Sastre, de Segovia, siendo subcampeón el cuellarano Eduardo Cáceres, y tercero el cantimpalense Luis Manso. También hay que señalar que Raquel Gómez obtuvo el trofeo a la mejor jugadora local. Hay que señalar que todos los participantes tuvieron su correspondiente galardón.

Antes de proceder a la entrega de trofeos y regalos conmemorativos, la totalidad de jugadores compartieron mesa y mantel en torno a productos típicos de la localidad acompañados del tradicional ponche segoviano.

los premios fueron entregados por José Luis Migueláñez, representante de la Fundación Caja Cega, Juan Cruz Serrano, de Cajaviva, junto a Ascensión Serrano, Esther Peinador y Luis Orduña, del Taller Cultural de Fuentepelayo). En los discursos institucionales se dieron las lógicas felicitaciones a los participantes, de modo especial a los jugadores de edades tempranas que se inician en este deporte, y también se hicieron votos para la continuidad de este importante evento deportivo de la provincia.