José Luis de Santos, presidente de la ACP, en una imagen de archivo. / KAMARERO
Publicidad

José Luis de Santos, presidente de la Asociación de Ciclistas Profesionales, mira con mucha preocupación la realidad de un sector especialmente dañado por la crisis sanitaria, que se entrena en su casa y que ve una luz al final del túnel con el nuevo calendario anunciado por la UCI. Sabe que la suspensión de la temporada “sería un caos”, pero tiene claro que “la salud es lo primero”.

– ¿Cómo calificaría la situación del colectivo ciclista en medio de la pandemia?
– Estamos muy preocupados porque los equipos pasan por una situación de crisis muy importante. No hay carreras, no tienen repercusión mediática en televisión y las inversiones en esa situación no son rentables para los patrocinadores. Por ejemplo, el CCC polaco vende zapatos y tiene todas las tiendas cerradas, se queda sin recursos. Tenemos un posible calendario, pero la situación es muy delicada.

– La UCI anunció un calendario que ha dado moral al pelotón, pero parece un tanto ficticio en las actuales circunstancias.
– La UCI ha hecho un calendario a largo plazo con posibles fechas con el fin de reactivar el ciclismo, pero siempre dependiendo de la evolución de la pandemia. Es difícil pensar ahora. Los ciclistas ven las nuevas fechas con ilusión, les puede motivar, pero todo depende de un tema de salud que no sabemos cómo va a evolucionar.

– ¿Se están estudiando medidas ante una posible suspensión de la temporada?
– Sería caótico, algo muy complicado. Hay un grupo de trabajo de la UCI con los equipos y la Asociación Internacional de Corredores para estudiar la problemática actual. Los equipos están en apuros para mantenerse, si no hay calendario la situación sería caótica. Dependemos de las carreras del World Tour, de los ‘Monumentos’ y las grandes Vueltas.

– Celebrar las tres grandes sería un salvavidas, sobre todo el Tour.
– El Tour es, como los Juegos Olímpicos o el Mundial de fútbol, un acontecimiento de vital importancia por su repercusión mediática, crucial para los equipos, que dependen en gran medida de esta carrera. Tenemos la suerte de que mientras los otros eventos se celebran cada cuatro años, el Tour es anual, como Giro y Vuelta. Tenemos la ilusión de que se puedan hacer, pero no se puede saber.

“La Federación está negociando con el CSD la opción de que los profesionales pudieran salir a entrenarse con un permiso”

– ¿Qué percibe cuando habla con los ciclistas?
– Los corredores son optimistas por naturaleza y además muy profesionales. Todos tienen ganas de salir a entrenarse por las carreteras, de eso depende su salario, y mientras trabajan en sus casas para tratar de mantenerse en la mejor forma posible.

– La Asociación de Ciclistas Profesionales solicitó al Gobierno el permiso para que los profesionales pudieran salir a entrenarse.
– Sí, lo propusimos al principio, cuando estaba empezando el estado de alerta, cuando aún no había calendario, pero cuando se suspenden las competiciones al menos hasta el 30 de junio quedamos supeditados, como todo el mundo, al Ministerio de Sanidad. Ahora la Federación Española de Ciclismo, junto con otras federaciones, están negociando con el CSD para ver la posibilidad de que los profesionales pudieran salir a entrenarse con un permiso.

– La ACP internacional también propuso a la UCI ampliar en dos equipos la nómina de participantes en las grandes vueltas.
– Es un tema importante porque si corren dos equipos más se garantizaría su continuidad en el pelotón para 2021 y se salvarían muchos puestos de trabajo, Se pidió antes de la pandemia, sería importantísimo. Los organizadores redujeron el número de participantes para evitar caídas, pero ampliarlo ahora sería beneficioso, y más en este momento.

– ¿El único objetivo común es salvar la temporada?
– Por eso semanalmente nos reunimos con la UCI por videoconferencia, analizamos la problemática y nos ponemos al día. Es un año trágico para la sociedad y será complicado, pero veremos qué ocurre. Manda un tema de salud que nos afecta a todos.