padel jimena velasco
Jimena Velasco, durante uno de los partidos del Adeslas Open Madrid. / WORLD PADEL TOUR

No eran pocos los entendidos del pádel que señalaban que Jimena Velasco no iba a tardar en instalarse en la élite de este deporte. Y la deportista segoviana, con tan solo 16 años, no ha tardado en darles la razón.

Formando pareja con la barcelonesa Noa Cánovas, Jimena ya había conseguido algunas victorias en varios campeonatos, ganándose el derecho a pelear con las mejores pese a que ninguna de las dos está todavía situada entre las cien mejores de España. Así que ambas se presentaron en el Adeslas Madrid Open, correspondiente al Circuito del World Padel Tour, comenzando a jugar los partidos de la fase previa, donde fueron demostrando su nivel ganando todos los encuentros hasta conseguir meterse en el cuadro final de la competición, todo un éxito en su primer año midiéndose a las profesionales.

Pero lo mejor estaba por llegar, y es que la pareja más joven de todo el torneo no solo accedió por méritos propios al el cuadro final, sino que ganando su quinto partido consecutivo logró el pase a los octavos de final de la competición después de imponerse de manera brillante por un claro 6/3 y 6/1 a la pareja compuesta por Melania Merino y Alicia Blanco, clasificándose entre las 16 mejores del torneo en el que juegan las parejas más destacadas de todo el panorama nacional e internacional.

El cansancio hizo mella

Buscando los cuartos de final, la segoviana y la barcelonesa se enfrentaron a la pareja número 8 del ranking, la compuesta por Ana C. Nogueira y Teresa Navarro. El cansancio después de superar tantas rondas terminó haciendo mella en las jóvenes jugadoras, que cayeron en una hora de encuentro por la experimentada dupla por el marcador de 6/2 y 6/0.

De esta manera, Jimena Velasco cerró una histórica participación en la prueba del World Padel Tour, puesto que es la primera ocasión en la que dos jugadoras de 16 años consiguen no solo el pase al cuadro final del torneo, sino clasificarse para los octavos de final. El futuro, sin duda, es suyo.