Javier Jiménez – Futuro Gimnástica Segoviana

412

Me gustaría regresar al futuro, como la película en la que Michael J. Fox nos hizo pasar ratos inolvidables. Así podría estar más tranquilo para saber qué va a suceder con la Gimnástica Segoviana en los próximos días, semanas, meses y temporada. Entre tanto, no tengo más remedio que armarme de paciencia y pensar en positivo. Salvando las enormes distancias, una cosa más en qué preocuparme además del dichoso coronavirus.

En mi película particular, me agradaría en cantidad que la Sego ascendiese a Segunda B. Nos lo merecemos casi todos, describiendo los potenciales beneficiarios de tal alegría: equipo de jugadores, cuerpo técnico, junta directiva, socios, patrocinadores, aficionados asiduos a La Albuera y segovianos de buena voluntad. He dicho ‘casi todos’ porque aún quedan individuos de ralea indefinida que, a pesar de ser segovianos, reniegan de algo que signifique un progreso para la ciudad, aunque sea fútbol.

En la encrucijada mental que nos encontramos, tenemos además a la vista, nuevas elecciones a la presidencia del club y consiguientemente nueva junta directiva; si se presenta alguien, claro está. Todo está por ver. El presidente actual, Agustín Cuenca, conformó una junta que ha sabido realizar una labor muy exitosa; pero, ante chilindrinas en relación a un proyecto de conversión en S.A.D., se amilanó dicha junta y, comanditariamente, decidió que ‘hasta aquí las han segao’. Conclusión: cuando acabe la temporada, cada uno a su casa y Dios en la de todos. Y los que estamos a partir un piñón con ellos, nos quedamos ‘compuestos y sin novia’. Y es una pena; porque si ascendemos, esta gestora conoce perfectamente los entresijos de militar en esa categoría superior. Y si no logramos el ascenso es la mejor junta para enlazar el inminente inicio de la próxima temporada.

En resumen: entre tanto caos que nos toca vivir, que el futuro de la Gimnástica se pinte de verde esperanza; y si es con la junta de Agustín, pues mire usted, mejor que mejor.