Publicidad

Tercer campeonato de España, marca personal y billete para los Juegos Olímpicos. La gesta de Javi Guerra en Sevilla. Una carrera, tres objetivos. 42,195 kilómetros por delante, un estado de forma increíble, pero había que correrlos. Con el castillo interior de no fallar y la presión ardiente de que hasta otros seis españoles ya presentaron su candidatura a las Olimpiadas al tener mínima viajó de la mano el segoviano. Devoró las calles de la ciudad hispalense a golpe de zancada mientras parecía que sobrevolaba por el cielo sevillano.

Fuerte de mente, empaque en cada movimiento y nuevas zapatillas. Estrenó club personal con un calzado diseñado para mejorar tiempos. El mejor maratoniano español de la última década llegó como tal y se superó. Un rascacielos con los pies en el suelo. Destrozó todos los pronósticos y se impuso entre los nacionales con un cronómetro de 2:07.28 horas, en una dura batalla con el favorito, Hamid Ben Daoud, hasta el final.

A los campeonatos conseguidos en A Coruña 2013 y Sevilla 2018 suma este otro, que le otorga una de las tres plazas para Sapporo como reconoce la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) en sus criterios. Guerra se une al soriano Daniel Mateo, ya clasificado por su décima posición en el Mundial de Doha, y ahora será el comité técnico, con José Peiró como seleccionador y Antonio Sánchez como director deportivo, el que decida el tercer pasaporte en una nómina en la que los mejor colocados son Camilo Santiago (Valencia, 2:10.02) y Ben Daoud (Sevilla, 2.07:34).

Ayenew y Chekwel, triunfo y récord

El ganador de la general fue el etíope Mekuant Ayenew, que consiguió el récord de la prueba con un registro de 2:04.46. En la disciplina femenina la vencedora fue la ugandesa Juliet Chekwel, debutante en maratón, que también hizo plusmarca con 2:23.14. Asimismo la campeona de España fue Marta Galimany, que ganó a lo grande, logrando mínima para los Juegos con un tiempo de 2:29.02.

La cabeza de carrera, con Javi Guerra en el centro, a su paso por la Torre del Oro. / @MARATÓNSEVILLA

Así fue la carrera

La competición estuvo comandada por un primer grupo de africanos, compuesto por una docena de atletas, que rodó los cinco primeros kilómetros a 2.57 minutos de media. Después permanecieron los nacionales en su particular lucha por el título. En torno al kilómetro 10 Ben Daoud fue un paso por encima de Guerra y Juan Antonio ‘Chiki’ Pérez, que pasaron por el 15 en un tiempo de 45.15.

Muy centrado y serio se mostró el segoviano, mientras que Pérez y Ben Daoud fueron quedándose más rezagados hacia la media maratón (1:03.30 horas). No se dio por vencido el marroquí afincado en Vizcaya y volvió a colocarse cerca de Guerra cuando quedaban todavía más de 15 kilómetros.

A falta de 10 Guerra intentó cambiar de ritmo, pero el campeonato de España se tensó por completo al mantenerse a su estela Ben Daoud. En el último tramo de la carrera fueron a la par. Mucho en juego. El que dio un importante paso al frente fue el de Segovia, que se puso incluso al nivel de atletas africanos, pero todo se decidió en el desenlace. Alargó la zancada Guerra en los últimos metros y se proclamó campeón de España. Un reinado que logra por tercera vez. Además firmó marca personal con 2:07.28 horas, mejor registro nacional en los últimos 14 años y el mejor en suelo español de la historia, además de récord nacional máster +35. El fondista español de los gemelos récord.

“Las Olimpiadas serán la guinda perfecta a mi carrera después de la mala suerte que tuve hace cuatro años”

Al cruzar la línea de meta, Guerra mostró su satisfacción a los micrófonos del medio de comunicación especializado en atletismo, ‘Corredor’: “Han sido muchos meses de trabajo. Me siento muy realizado. Han sido épocas muy difíciles y ahora puedo quitarme la espina de no haber podido competir en unos Juegos. Será la guinda perfecta a mi carrera y un premio después de la mala suerte que tuve hace cuatro años”.

Con esta carrera completa tres objetivos, el del campeonato de España, la marca personal y el billete a los Juegos Olímpicos. Una jornada para paladear y disfrutar con vistas a la gran cita de Tokio.