Javi Guerra entra en meta en su última actuación en Cantimpalos. / KAMARERO
Publicidad

ALEJANDRO MARTÍN/ SEGOVIA

La maratón de Valencia ‘Trinidad Alfonso’ desató un carrusel de mínimas olímpicas, además de batirse el récord de un europeo en esta disciplina. Las propicias características del recorrido, con una altitud máxima de 24,6 metros respecto al nivel del mar, llevaron a catapultar a la prueba como la sexta más rápida del mundo en los 42,097 kilómetros gracias al registro conseguido por Kinde Atanaw Alayew (2:03.51 horas). Asimismo cuatro atletas nacionales lograron marca para acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, establecida por la IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo) en menos de 2:11.30. De esta manera, Camilo Santiago (2:10.02), Houssame Benabbou (2:10.45), Ayad Lamdassem (2:10.52) e Iraitz Arróspide (2:11.00) presentaron su candidatura a la convocatoria final.

La lucha por las tres plazas que dispone la RFEA (Real Federación Española de Atletismo) se tensa. Una de ellas es para el soriano Daniel Mateo, ya preseleccionado al acabar en décima posición en el Mundial de Doha. Las otras dos, una será para el campeón de España en la prueba que se disputará en Sevilla (23 de febrero), si tiene mínima olímpica; y otra por criterio técnico o dos si el campeón de España no tiene mínima olímpica. En la carrera hispalense tomará parte Javi Guerra, que pese a tener una marca de 2:10.22 en Madrid, tendrá que reforzarla.

Así ve el segoviano sus opciones de estar en la lista definitiva: “Teniendo todas las facilidades que tuvieron en cuanto a organización, circuito, vía y liebres pensaba que los registros todavía iban a ser mejores. Se me abren bastantes posibilidades, ya que esas marcas se asemejan a la que hice en Madrid en un circuito todavía mucho más duro. Es una motivación para afrontar el maratón de Sevilla con ganas”.

El cronómetro conseguido por Guerra en la capital española rompió todos los pronósticos, teniendo en cuenta la orografía del terreno madrileño y los 667 metros de altitud. Ahora focaliza su objetivo de Sevilla con vistas a las Olimpiadas. Un circuito que ya conoce, pues en 2018 firmó un tiempo de 2:08.36 para proclamarse campeón de España por segunda vez. “Si estoy a mi nivel espero estar en un registro de dos horas y ocho minutos”, apunta.

«Si estoy a mi nivel, espero estar en un registro de dos horas y ocho minutos»

Antes de retomar la competición sobre el asfalto, Guerra estará en el cross nacional de Cantimpalos, que se celebra el domingo, y una semana después en el de Venta de Baños. “Estoy seguro que voy a poder hacer una buena carrera”, comenta; y continúa: “Intentaré estar lo más arriba posible con los africanos. Son atletas de gran nivel, pero hay que plantarles cara. Quiero hacer un test fuerte y voy a tratar de ir el mayor tiempo posible con ellos”.

Tras superar la lesión que le impidió estar en el Mundial de maratón de Doha, volvió a la carga en el cross de Atapuerca y después en el de Soria para evidenciar poco a poco su mejoría. “Las sensaciones están siendo muy buenas. Cada semana me encuentro mejor y ya estoy metido de lleno en la preparación de maratón, acumulando muchos kilómetros. Por una parte se puede decir que me ha venido hasta bien: he cargado pilar y el cuerpo se ha reseteado. Me veo mejor de lo que esperaba: meterme en la primera competición después de seis meses sin correr en uno de los mejores cross del mundo -Atapuerca- es difícil. Luego la semana siguiente corrí mejor y vi una evolución”.

Mínimas olímpicas

– Hamid Ben Daoud: 2:08:14, en Praga.
– Camilo Santiago: 2:10:02, en Valencia.
– Javi Guerra: 2:10:19, en Madrid.
– Houssame Benabbou: 2:10:45, en Valencia.
– Daniel Mateo: 2:10:53, en Rotterdam.
– Ayad Lamdassen: 2:10:53, en Valencia.
– Iraitz Arróspide: 2:11:00, en Valencia.