Javi Guerra se ha pasado un buen número de años de su vida persiguiendo el sueño de convertirse en atleta olímpico, en poder vivir en primera persona la sensación de competir en un evento único que está reservado a muy pocos deportistas. Tras no poco esfuerzo, y más en una disciplina extraordinariamente exigente como es la maratón, el segoviano consiguió ser seleccionado para los Juegos de Río 2016, pero la mala suerte en forma de lesión le devolvió a la casilla de salida.

En su vuelta a empezar no estuvo solo, pero el atletismo es un deporte en el que tienes que saber gestionar los (muchos) momentos de soledad, y más cuando el sueño de participar en unos Juegos se aleja no ya los cuatro años ‘normales’ de un ciclo olímpico, sino cinco por culpa de la pandemia, con un año y medio plagado de incertidumbres acerca de la celebración de Tokio 2020.

Pero Guerra es cabezota, y paso a paso al principio, y zancada a zancada después, consiguió acercarse hasta los Juegos. Y se acercó tanto que en Sevilla consiguió nuevamente la clasificación para la maratón olímpica, que disfrutó y sufrió casi a partes iguales en una carrera celebrada en Sapporo bajo unas condiciones durísimas, a lo que se unió una caída en el octavo kilómetro que no estuvo demasiado lejos de forzarle a la retirada.

Javi, con miles de kilómetros en sus piernas preparando el momento de la maratón de Tokio 2020 no había peleado tantos años para retirarse cuando la meta estaba a tan ‘solo’ 34. Así que se levantó, y corrió todo lo que las fuerzas le dieron para terminar volviendo a besar el suelo, pero en esta ocasión tras pasar la línea de meta. El sueño se había cumplido.

Y tras él llegaron las felicitaciones, y los homenajes como el que en la jornada de ayer le brindó el Ayuntamiento de la ciudad en el patio de la casa de todos los segovianos, donde el atleta fue recibido por la alcaldesa y buena parte de la corporación municipal con quince concejales presentes.

Dos firmas

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, dedicó unas cariñosas palabras a Javi Guerra, al que conoce bien porque no en vano el atleta ha acudido al Ayuntamiento en varias ocasiones, una de ellas para recibir la Medalla al Mérito Deportivo de la ciudad.

Además, el deportista fue pregonero de las Fiestas de Segovia en el año 2014, y por este hecho ya estampó su firma en el Libro de Honor del Consistorio, algo que repitió en la jornada de ayer tras dedicar unas palabras de agradecimiento a la alcaldesa, así como a todos los segovianos que a lo largo de su carrera le apoyaron incondicionalmente, un apoyo que sintió de manera muy especial en Tokio. Su “orgullo de ser segoviano” que plasmó en el Libro de Honor es sincero.

“Quedan retos por conseguir”

Entre las palabras que la alcaldesa dedicó al atleta, cabe destacar las siguientes: “El atletismo aún está en deuda con Javi Guerra, y le quedan muchos retos por delante… retos como conseguir, por fin, esa ansiada medalla en el europeo de maratón, después de dos cuartos puestos; y, por qué no, verte de nuevo en París 2024 llevando a Segovia, nuevamente, a la cima del atletismo. Paris está a la vuelta de la esquina, Javi, nunca vas a ser más joven que ahora; y todos los presentes soñamos con verte corriendo por los Campos Elíseos”.