Jugadores del CD La Granja, en un trance de un partido. / KAMARERO
Publicidad

El CD La Granja está en una nueva metamorfosis con la llegada de Miguel de la Fuente al banquillo. El técnico vallisoletano quiere revertir la situación del equipo y, para ello, apuesta por nuevos jugadores que refuercen sobre todo la parcela defensiva. Si en la semana pasada incorporó al centrocampista Iván Gómez desde el Villa de Simancas, esta pasa a formar parte del plantel azul otro jugador de Valladolid con experiencia en la Regional como es el defensa David Gil. Asimismo, el entrenador también se ha fijado en el rendimiento que están ofreciendo algunos conjuntos en la Liga Provincial y el pivote Borja Ramírez también se integra dentro de la disciplina del Real Sitio tras su buen comienzo en el CD Monteresma.

“Esperamos mucho de todos los jugadores y con estas incorporaciones el nivel de intensidad va a subir en cada entrenamiento”, subraya De la Fuente. Además no descarta que sean los últimos fichajes, pues el club ha solicitado la cesión de algún componente del Numancia B e incluso del Guijuelo de Segunda B. Una reforma con la que espera dar un importante salto. “Hemos reestructurado la plantilla con el objetivo de dar un plus más”, reconoce.