dep4_1nerea-baloncesto-unam
La capitana del Alhambra Unami, Cristina del Campo, intenta marcharse de dos rivales del Avilés Basket. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El Alhambra Unami sumó una nueva victoria en el Emperador Teodosio, contra al Skoda Alecar Avilés Basket por el resultado de 58-55, en un partido complicado para las segovianas. Sin embargo, el conjunto de Alicia Alonso evidenció sus dotes de lucha hasta el final y, una vez más, volvió a demostrar su capacidad para reponerse frente a las adversidades. Con la importante baja de Fernández Cueto, el plantel local llegó al duelo con cinco componentes del primer equipo y la comparecencia de cuatro junior en pista.

El Unami anduvo menos acertado que de costumbre, pero supo jugar con los tiempos para solventar la contienda.
Bacallado, Correa, Rollán, Guijo y la capitana Del Campo asumieron el mando del equipo y buscaron hacerse fuertes en el primer tiempo. No se lo puso fácil el cuadro asturiano que, a pesar de no haber ganado ningún partido en esta segunda fase por el ascenso a Liga Femenina 2, hizo daño tanto con su juego interior como exterior. Sin la presión lógica que atenaza el hecho de cumplir un objetivo, el Avilés se encontró más cómodo sobre la cancha y no dejó que el Alhambra se marchara del marcador como suele hacer en casa.

Las locales fueron rotando, en la medida que el transcurso del encuentro lo permitió, y consiguieron mantenerse por encima hasta llegar el final. En los últimos trances, el duelo se tensó, pero el Unami tiró de galones para adjudicarse la victoria ante su afición.

El siguiente rival del Alhambra, quinto en la clasificación, será el líder, el Maristas de A Coruña.