La Gimnástica Segoviana es uno de los clubes que mejor sabe manejarse en las crisis. A lo largo de sus más de noventa años de historia, la entidad azulgrana no ha tenido demasiadas épocas de tranquilidad, ya fuera deportiva o institucional, pero siempre ha encontrado la manera de salir adelante.

Este año 2020 no iba a ser una excepción en la azarosa vida del conjunto gimnástico, que inició el año con el intenso debate abierto sobre la conveniencia o no de la Sociedad Anónima Deportiva, con dos candidaturas presentadas en asamblea y mucho ruido de fuera, lo que llevó a que se produjera una fractura en la masa social que desembocó en que el 25 de febrero la Junta Directiva encabezada por Agustín Cuenca presentara su dimisión, constituyéndose en Gestora hasta el final de la temporada.

El conjunto azulgrana solo ha perdido dos partidos en competición oficial en todo el año, en la final del play-off frente al Zamora y en copa del rey ante el Girona

La pandemia del Covid-19, el confinamiento y las medidas posteriores para evitar las aglomeraciones vinieron a poner un paréntesis en la convocatoria de elecciones a la presidencia de la Segoviana, pero no las impidió. Así, el 22 de junio se abrió el plazo de presentación de las candidaturas para dirigir un club sin deudas, después de que la Junta Directiva anunciara que la entidad había terminado con su deuda histórica.

Como se esperaba, porque una cosa es criticar y otra construir, no se presentó candidatura alguna para presidir el club, por lo que la Junta Gestora de la Segoviana tuvo que prolongar su mandato y de paso preparar la campaña 2020/21 a la espera de que una mejora en la situación sanitaria propicie una nueva convocatoria de elecciones. El Covid-19 no ha hecho sino dilatar un proceso que más pronto o más tarde deberá desembocar en la llegada de una nueva Junta Directiva al club.

Derrota en el partido más importante

En el apartado deportivo, la pandemia sí afectó lo suyo a la temporada de la Gimnástica Segoviana, cortando una progresión extraordinaria que estaba manteniendo en los primeros meses de 2020.

Tanto fue así que en los dos primeros meses del año el conjunto de Manu González no perdió un solo partido, con nueve victorias y un empate que le llevó de la tercera plaza de la clasificación a la segunda, amenazando claramente el liderato del Zamora. Con 17 goles a favor y 3 en contra, el equipo azulgrana se encontraba en plena forma hasta que la pandemia le obligó a parar.

Después de unas semanas de mucha incertidumbre, finalmente la Federación Española de Fútbol apostó por un novedoso formato de play-off, celebrado a finales del mes de julio entre los cuatro primeros clasificados de cada grupo, lo que llevó a la Segoviana a medirse con la Arandina por una plaza en la final de la fase de ascenso. El 0-0 benefició a los gimnásticos, que jugaron la final del play-off frente al Zamora, ante el que cayeron por el marcador de 2-1.

Un ambicioso proyecto

Tocaba hacer un nuevo proyecto con el condicionante de la crisis económica provocada por la pandemia, y la Segoviana volvió a confiar el proyecto a Manu González, quien tras la marcha de Ramsés del club cogió las riendas también en el apartado de fichajes, formando una plantilla más que compensada, con la llegada de jugadores contrastados como Carmona, Diego del Castillo, o Fran Adeva entre otros que vinieron a sumar a un plantel en el que prácticamente no hubo bajas, con una sólida base de jugadores de Segovia más unos refuerzos de calidad.

Después de un buen trabajo de pretemporada, el equipo literalmente se ha paseado en la competición en esta primera vuelta dentro del subgrupo B en el que le colocó la Federación Territorial junto a conjuntos de Ávila, Burgos, Segovia y Soria.

El principal favorito

Después de diez victorias en otros tantos partidos, promediando tres tantos por encuentro y habiendo encajado solo dos, la Gimnástica Segoviana solamente ha perdido dos partidos en competición oficial en todo el año 2020: el que cedió en julio frente al Zamora en la final del play-off, y el que perdió en la primera fase de la Copa del Rey frente al Girona en el encuentro que acogió el campo de La Albuera hace un par de semanas.

De esta manera, el conjunto azulgrana se ha convertido en el principal candidato al ascenso sin pasar por el play-off, tal y como decidió la Federación Española en las bases de competición de una nueva temporada en la que hay dos grupos de clasificación para la segunda fase, y dos ascensos directos más un tercero después de una fase de ascenso. Aunque esa historia llegará en 2021… si la pandemia lo permite.