Víctor Velasco controla el balón ante un rival del Burgos Promesas en El Hospital. / NEREA LLORENTE

El CD La Granja ha afrontado estos días un dilema de lo más desagradable: ¿Jugar su partido ante el Numancia B en las mejores condiciones posibles o hacerlo con público? El presidente del club, Javier Montero, responde a la pregunta. “Si ponemos el partido muy pronto, habrá chicos nuestros que no puedan venir a jugar porque estén trabajando. Hemos tenido que ponerlo lo más tarde posible para que tengamos a toda la plantilla disponible. La única alternativa era jugarlo a las 5 y media, pero es que a lo mejor tenemos siete tíos que no pueden estar”. La conclusión, el partido será a las 20:00 horas y será en la práctica, el primer partido oficial de fútbol que se disputa en la provincia sin espectadores.

Mientras, la Federación de Castilla y León de Fútbol suspendió ayer, martes, el duelo que la Gimnástica Segoviana debía jugar esta tarde en casa del Mirandés B. El protocolo dicta siete días en aislamiento tras los positivos que notificó el club azulgrana el pasado fin de semana. Su plantilla no podrá entrenar, como pronto, hasta el sábado y está por ver si los organismos federativos aplazan o no su duelo del fin de semana ante el Bupolsa en La Albuera. Tampoco jugarán su partido de hoy Almazán y Ávila debido al mismo protocolo anti-Covid.

Cuando La Granja programó su partido, la situación era distinta y el toque de queda era a las 22:00 horas. Con esa decisión, solo podrían acudir aficionados granjeños, la inmensa mayoría de sus fieles. “Pensamos que poniéndolo a las ocho podían venir al fútbol y llegar a casa a las diez”, subraya Montero. “Nosotros miramos lo mejor para el club. Va a ser una cosa puntual. Les echaremos de menos, pero no nos queda más remedio”. Pese al toque de queda, habrá entradas de cortesía para la directiva del equipo visitante. “Yo podría abrir la taquilla y el que quiera entrar, que entre. No es mi problema que esa persona se salte el toque de queda, pero evidentemente no vas a abrirla fuera del horario permitido”.

El club mantiene su rutina de entrenamientos tras la circular de la Federación de Castilla y León de Fútbol, que excluye al fútbol de competición nacional de la obligatoriedad del toque de queda a las 20:00 horas. Se puede jugar y entrenar después de esa hora y La Granja seguirá haciéndolo como hasta ahora, cuatro días a la semana. A la espera de que la federación elabore un certificado de exención, el club ha distribuido un salvoconducto para que los jugadores puedan moverse libremente, superando tanto las restricciones horarias como las provinciales para quienes residen en Madrid.

Aunque La Granja tiene varios partidos aplazados a disputar entre semana, el problema está en el tejado del equipo local, en este caso Segoviana y Arandina, sus dos anfitriones. Ante una situación similar, la respuesta granjeña sería la misma. “Tendremos que elegir que puedan jugar nuestros jugadores, no tenemos más opción. No podemos prescindir de cinco jugadores para que vengan 20 personas al campo un miércoles”.

Buena dinámica en casa

El entrenador de La Granja, Ricardo de Andrés, explica la problemática. “Si ya andamos justos los partidos entre semana porque hay que quedar antes…”. Su plantilla no juega desde que visitara precisamente al Numancia B el 27 de diciembre. Ello no implica que haya podido desmenuzar este encuentro hasta el último detalle. “Hemos preparado las semanas de Segoviana y Arandina pensando que jugaríamos. Aunque no hayamos jugado, no hemos pensado en el Numancia en todo ese tiempo porque entre medias había partidos que pensábamos que íbamos a jugar”.

La Granja buscará su cuarto triunfo en casa tras derrotar a Real Burgos, Cebrereña y Burgos Promesas, un rival que guarda ciertas similitudes a los sorianos. “Intentan llevar el peso del partido, hacer muy buen juego, con movilidad y calidad”. El equipo se agarra a esa confianza. “La gente está convencida de que podemos ganar. Los partidos dan muchas vueltas, pero es importante salir con esa mentalidad ganadora. Para nosotros es un partido muy importante y pondremos todas nuestras energías”.

Ricardo de Andrés: “El campo está para jugar”

El del lunes fue el primer entrenamiento de La Granja en El Hospital en 2021 tras el parón navideño y semanas de inclemencias meteorológicas. El fin de semana tocó quitar la nieve, una tarea que los directivos empezaron unos días antes pero que requería refuerzos. “Había mucha nieve y era inviable quitarla entre tan pocas personas. Al ver que se suspendía el partido, el sábado y el domingo lo quitamos entre directiva, jugadores, técnicos e incluso algún aficionado que quiso echar una mano”, explica su técnico, Ricardo de Andrés.

Además de la nieve, había hielo acumulado por las bajas temperaturas nocturnas. “Si no lo hubiéramos quitado, no podríamos jugar ante el Numancia”. El campo mantiene humedad y agua acumulada, síntoma de que el césped no ha podido asumir todo lo que ha tenido encima. Las temperaturas soleadas de ayer, invitan al optimismo. “Podemos decir que el campo está para jugar perfectamente”.

Los segovianos esperan un rival parecido al que les superó en Soria (2-1). “Es un equipo con calidad, gente rápida arriba y que quiere tratar bien el balón con gente joven. No nos sorprendió, simplemente fueron más efectivos que nosotros. Tuvimos ocasiones claras para meter algún gol más y ellos aprovecharon bastante bien las suyas. Esperamos un poco lo mismo; gente vertical, joven, con calidad técnica. Es un buen equipo y nosotros tendremos que hacer muchas cosas bien para poder ganarles”.