tenis el espinar Feliciano Lopez
Feliciano López, en un momento de su primer partido en el torneo. /OPEN VILLA DE EL ESPINAR

Feliciano López no dio opción a Nikolas Sánchez Izquierdo, invitado por la organización, en la primera ronda del Open Villa de El Espinar. El número 89 del mundo, primer cabeza de serie del torneo, ganó el 94% de los puntos disputados con su primer servicio, añadió 13 aces y no concedió ninguna bola de break. Sin necesidad de grandes despliegues, apretó en los momentos finales de cada set y se llevó el encuentro por 6-4 y 7-6.

Feliciano hizo su presentación como gran sacador a las primeras de cambio: tres servicios directos en el primer juego. La pista favorecía su apuesta por acortar los puntos, tirando de talento en el juego de red o sacándose golpes definitivos de la chistera. Con todo, Sánchez Izquierdo aguantaba bien el tirón: ganó sus ocho primeros puntos al saque y se mantuvo por encima del 90% de puntos ganados con el primer servicio durante todo el set.

Precisamente fue el número 362 del mundo quien primero se asomó en el resto. Sólido de fondo, se colocó 15-30 en el tercer juego del partido, circunstancia que López salvó con un buen servicio. En el séptimo, se colocó 0-30, una oportunidad pintiparada. Pero su veterano rival resolvió con dos puntos sencillos en la red y apagó el fuego. Los nueve primeros juegos transcurrieron sin oportunidades de break, pero la primera fue definitiva.

Sánchez Izquierdo pagó el vértigo de servir para mantenerse en el set. Con 5-4 abajo, cometió un par de errores, mandando fuera la bola mientras avanzaba hacia la red para decidir el punto. La tensión exigía cocinar a fuego lento y él quiso acortar la tarea. No lo desaprovechó Feliciano, paciente y sin regalar nada, esperando que la presión de su rival diera réditos. Así ocurrió: el invitado mandó por la línea de fondo la bola de set y entregó el primer parcial: 6-4.

Con el viento a favor, Feliciano tuvo una ocasión de oro para allanar su camino hacia la siguiente ronda, pero la desaprovechó. Sánchez Izquierdo acusó el golpe de perder un primer set en el que había dado de sobra la talla y se vio con un 0-40 abajo tras un sólido remate de espaldas de López y una doble falta. Ante el abismo, reaccionó con valentía y salvó las tres bolas de rotura. La primera, avanzando hacia la red; la segunda, con un passing y la última, con una secuencia de ganadores.

Desde ahí aguantó y llevó el segundo parcial al tie-break. En el segundo punto, tras un largo peloteo, el juez de silla cantó fuera una bola suya con aroma a tiro decisivo y él se frustró. Así se lo explicó el juez: “El línea no la canta porque Feli está delante de él. Yo la canto porque la he visto mala también”. Enfadado, al siguiente punto, otro peloteo de fondo, volvió a fallar y mandó la raqueta contra el suelo. Ya no hay remedio: los seis primeros puntos del desempate son para López, que resuelve el juego por un contundente 7-2.

El resto de la jornada mandó a varios favoritos a casa. El suizo Marc-Andrea Huesler, cuarto cabeza de serie, perdió ante el holandés Tim Van Rijthoven en el partido más competido del día (6-7, 7-6 y 7-5). El portugués Federico Ferreira Silva, número 5 del cuadro, abandonó tras perder el primer set ante el checo Dalibor Svrcina, procedente de la previa. Y el francés Quientin Halys, sexto favorito, cedió ante el español Carlos Gimeno Valero, que también logró su billete para el cuadro final en la fase previa.

También cayeron habituales del torneo como Adrián Ménendez, finalista de la última edición, que perdió ante el argentino Renzo Olivo (7-5 y 6-2). Le acompañó Luca Vanni, que cedió ante el estadounidense Nicolás Moreno de Alborán (6-4 y 6-3). Otro finalista como el ruso Pavel Kotov también hizo las maletas tras caer ante el francés Hugo Grenier (6-4 y 6-2). También se fue el italiano Matteo Viola tras ceder ante el bosnio Mirza Basic (6-4 y 6-1). Siguen los turcos Altug Celikbilek (número 8) y Cem Ilkel (9) tras vencer al alemán Johannes Haerteis y al español Roberto Ortega, respectivamente. El ruso Teymuraz Gabashvili y el tunecino Malek Jaziri completaron la nómina de clasificados.