Días de alegría e ilusión a partes iguales son los que se viven tanto en el pueblo como en la entidad. Los motivos sobran. El objetivo liguero de la temporada al alcance de la mano, un debut por todo lo alto que ha traído aún más exigencia al club y una licencia para soñar por desafíos más ambiciosos, son los culpables. Y todo ello, recién entrado el mes de marzo. Porque la realidad está incluso superando a las altas expectativas.

Liderado por Álvaro Senovilla, el Viveros Herol Nava tiene motivos para creer en grande. Su causa, una dinámica de resultados positivos, esos que mandan y juzgan más allá de cualquier tipo de sensaciones. El último, un triunfo de prestigio el pasado fin de semana en casa frente al Bada Huesca con el que se dio un paso de gigante hacia el objetivo prioritario del curso, que no es otro ni más ni menos que la salvación. Son ya 20 puntos los que tiene el conjunto navero en su mano, un registro en forma de cifra redonda que, a priori y sobre el papel, debería ser suficiente para seguir durante un ejercicio más en la máxima categoría del español.

Dos victorias y un empate en los últimos tres compromisos que han llevado la tranquilidad al Nava, instaurado en la octava plaza de la clasificación, 11 puntos por encima del puesto de play-out y a 13 del descenso. Siendo sinónimo todavía de nada con la segunda vuelta por delante, sí es meritorio y significativo de cara a afrontar el último tramo del ejercicio. Un colchón suficiente en liga que el conjunto segoviano buscará ampliar frente a Puerto Sagunto, en el último duelo liguero antes del parón. Una renta en la clasificación que, además, permite al cuadro navero atisbar en el horizonte otro tipo de desafíos. El más codiciado, la Copa del Rey.

Una competición que genera ilusión a un Nava que deberá afrontar en dos semanas la eliminatoria frente a Los Dólmenes en el pabellón Fernando Argüelles. Un compromiso que Álvaro Senovilla y vestuario tienen en mente. “Intentaremos que se abran nuevos retos como una Copa del Rey que nos pueda llevar a una eliminatoria a doble vuelta”, reveló el técnico del conjunto segoviano en la previa del duelo ante el Huesca.

Un estreno ilusionante

A la serie de buenos resultados que ha cosechado el Nava en los últimos encuentros, hay que añadir una alegría extra: el debut de Gedeón Guardiola. El capitán de los Hispanos, flamante fichaje del conjunto navero, se presentó sobre el Guerrer@s Naver@s este pasado fin de semana. Y lo hizo a lo grande. Dos minutos sobre la pista fueron suficientes para evidenciar el porqué es uno de los jugadores más laureados del balonmano nacional. Un robo en defensa unido a la materialización del contragolpe bastaron para meterse al feudo navero en el bolsillo. Una llegada que ilusiona a la parroquia segoviana y llena de responsabilidad a un vestuario en el que no ha necesitado siquiera adaptación.

Su incorporación potencia aún más el nivel de la plantilla y carga de exigencia a un Nava que no se quiere poner techo. Desde recuperar una identidad como jugador que perdió en Alemania a demostrar a Jordi Rivera que sigue siendo seleccionable con España para unos Juegos Olímpicos que se han convertido entre fijación y obsesión, el Nava se ‘aprovechará' de ambas premisas del de Petrel para seguir creciendo de su mano. Su experiencia, liderazgo y jerarquía son unas señas de identidad que darán vida al conjunto segoviano. Y a todo ello, hay que agregar el estado anímico de una plantilla en la que todos suman. El mejor ejemplo, este sábado pasado.

Las dianas de Óscar Marugán, las intervenciones de Luis de Vega, una defensa férrea liderada por Isaías Guardiola o una rotación con hambre y ganas de sumar hacen del Nava un equipo completo que, con los ojos puestos en cancha, no parece tener límites. O al menos no se aprecian. Así, un Nava en estado de gracia afrontará dos desafíos mayúsculos a la par que vitales en sus dos próximas salidas lejos de casa.

Puerto Sagunto en liga para acercarse aún más a la permanencia matemática y seguir mirando de reojo a los puestos europeos que, actualmente, están a un sólo punto, y Los Dólmenes en Copa para que el Guerrer@s Naver@s pueda vivir al, al menos, la tercera ronda de la competición. Dos pruebas de fuego que pueden ser cruciales para divisar las aspiraciones de este equipo, un recién ascendido, que está transformando por méritos propios el sufrir en soñar.