Dieciocho años han pasado desde que Mariano Gutiérrez ‘Chocolate’ se fue a dar clases de fútbol al cielo, y diecisiete desde que los que se quedaron huérfanos de sus enseñanzas apostaron por hacerle un homenaje anual con un torneo para equipos de la categoría alevín que a pesar de las numerosas vicisitudes, y con una pandemia de por medio, ha tenido su continuidad en el tiempo.

El Instituto Municipal de Deportes recogió el testigo de la organización del torneo, y aunque este año la respuesta de los clubes no fue la deseada, logró reunir a seis equipos para que tomaran parte en la competición que durante la tórrida mañana de sábado se llevó a efecto en el campo que lleva el nombre del histórico futbolista segoviano.

Así, el Claret con sus conjuntos A y B, el CD Quintanar, la Gimnástica Segoviana, el Atlético Hontanares y el Real Sitio CF se dividieron en dos grupos, jugando una liguilla en la que la clasificación emparejaba a los terceros clasificados en el partido por el quinto y sexto puesto, a los segundos por el tercero y cuarto, y a los primeros por el título.

Los partidos se fueron sucediendo con normalidad, aunque en algunos momentos la rivalidad estuvo cerca de sobrepasar lo estrictamente deportivo. Afortunadamente no llegó la sangre al río, los árbitros del campeonato (fogueados en los Juegos Municipales) dirigieron los partidos con mucha tranquilidad, pese a que es inevitable que los pequeños se fijen en los mayores a la hora de celebrar los goles, y hubo alguna celebración que a Mariano Chocolate, siempre respetuoso con el contrario, le hubiera hecho torcer el gesto.

En el encuentro por el quinto y sexto puesto, el Atlético Hontanares se impuso al Real Sitio, mientras que para decidir la tercera y la cuarta plaza, el CD Quintanar derrotó a la Gimnástica Segoviana. A la final del torneo llegaron los dos conjuntos del CD Claret, que en el último partido de la competición apostaron por el fútbol combinativo, ganando la final el equipo del Claret A, con el B alcanzando el subcampeonato.

La entrega de premios estuvo presidida por la nueva alcaldesa de la ciudad, Clara Martín, que acompañada por la concejal de Deportes Marian Rueda, y por el edil del Partido Popular José Luis Huertas, acompañó a la viuda, hijos y nietos de Mariano Chocolate en la entrega de distinciones a los ganadores de un torneo que sigue manteniendo la esencia del homenaje a un hombre sin cuya aportación no se entendería el fútbol en Segovia.