ciclismo1
Noel Martín alza los brazos como vencedor de la tercera etapa de la Vuelta a Segovia. / KAMARERO
Publicidad

El ciclista del Mutua Levante, Eusebio Pascual, mantuvo el maillot azul en la última etapa y logró de esta manera la victoria en la clasificación general de la quincuagésimo sexta edición de la Vuelta Ciclista a Segovia, tras la disputa de la tercera y última jornada que finalizó en el paseo Ezequiel González.

La victoria parcial fue para el corredor del equipo Kuota Construcciones Paulino, Noel Martín, que se impuso al sprint a un grupo de otros cinco corredores que lograron unos metros de ventaja en la última subida a la cuesta de los Hoyos.

La etapa fue nerviosa por el viento, pero estuvo controlada en todo momento por el conjunto del Mutua Levante, que arropó de forma extraordinaria a su líder, haciendo inútil el esfuerzo tanto de Sebastián Mora como de Antonio Soto, que terminaron la carrera secundando en el podio al vencedor final.

CRÓNICA SEGUNDA ETAPA

En el deporte de élite, no suele bastar con el talento para conseguir las victorias. En ciclismo, jamás. Para ganar carreras hay que estar en el momento justo y en el sitio adecuado (lo que viene a ser saber ‘leer’ la carrera), pero también hay que dar pedales y buscar esas fuerzas que parecen desaparecer cuando los metros parecen kilómetros. Ayer, tres ciclistas, Sebastián Mora, Eusebio Pascual y Antonio Soto, supieron estar en ese sitio adecuado en el momento en el que la etapa reina se decidía, después de pegarse una buena paliza tratando de minimizar los daños que quería infligir un ambicioso Caja Rural, y de conseguir entenderse en los últimos kilómetros para jugarse la victoria de etapa entre tres mejor que entre diez.

Con calor para repartir, pero sin que los cielos amenazaran com abrirse como sucedió en la primera etapa, la segunda jornada de la Vuelta se abrió con un buen número de equipos buscando su momento, poniendo un ritmo elevado con el fin de que las primeras rampas de Navacerrada comenzaran a descartar corredores. No era el momento de ataques lejanos, aunque algunos ciclistas lo vieron de manera diferente, comandados por los corredores de Rías Baixas.

LA MEJOR DEFENSA

Sin embargo, la decena de primeros fugados de la etapa se vio sin opciones antes del paso por el alto, y en el enlace entre Navacerrada y Cotos, el Caja Rural se lanzó al ataque en el momento en el que una caída de un ciclista del Lizarte les dejó con unos metros de ventaja. El equipo del líder intentó defender el maillot azul con una ofensiva descomunal, metiendo en un grupo cabecero a Oier Lazkano con otros cuatro compañeros de entre una decena de ciclistas entre los que también se encontraba el segoviano Ignacio Piquero.

Era uno de los momentos importantes de la etapa, y para desgracia del Caja Rural, hubo acuerdo por detrás para terminar con una fuga que llevaba camino de dinamitar la general, y poco a poco fueron llegando ciclistas. Una vez reintegrados los fugados a la disciplina del grupo ‘principal’ (porque la carrera ya transitaba rota en un buen número de grupos pequeños), todo quien podía intentaba marcharse en solitario, aventuras que difícilmente podía llegar a buen puerto.

En el alto de Navafría, había muchos ataques, no pocos contraataques, y muchas miradas para ver cómo marchaba el rival. En éstas, Sebastián Mora (GSport-Woplfbike), excampeón del mundo de scratch y reciente quinto clasificado en el campeonato de España de contrarreloj, vio el momento justo… y demarró con la fuerza de quien lanza el ataque definitivo. Por detrás, un intento, dos miradas… y dos de los ciclistas más fuertes de la etapa, Eusebio Pascual (Mutua Levante) y Antonio Soto (Lizarte) hicieron también su apuesta, formando con Mora un trío que, si bien al principio pareció no entenderse demasiado bien, a dos kilómetros para la meta entendió que había que evitar la llegada de otros candidatos a la victoria.

HOY, EL DESENLACE

La colaboración dio sus frutos, y el terceto de cabeza se jugó el triunfo parcial que se anotó Sebastián Mora. Pascual quiso, pero se tuvo que ‘conformar’ con el liderato de la general de la Vuelta a Segovia, mientras que Soto se quedó un poco más atrás, quizá pensando en que la batalla por el primer puesto final se jugará hoy, en una tercera etapa que puede no decidir nada de cara a la general, pero en la que no sería la primera vez en la que la Cuesta de los Hoyos termina siendo decisiva. Y nadie olvida que hay que pasar tres veces por allí, después de un centenar de kilómetros que seguramente serán más nerviosos de los que el equipo del líder desearía.