Publicidad

La totalidad de los clubes deportivos de España han suprimido los entrenamientos colectivos, y han confinado a sus jugadores en sus domicilios. Con las competiciones de todas las modalidades deportivas suspendidas hasta nueva fecha, que en algunos casos se va ya a la próxima temporada, los ingresos de los clubes han descendido en gran medida, y aún seguirán descendiendo, puesto que los expertos auguran que a la crisis sanitaria le continuará una crisis económica que sin duda afectará al deporte.

Esa es la razón por la que muchos de los clubes han preparado expedientes de regulación temporal de empleo para sus plantillas, y al Balonmano Nava no iba a ser una excepción. El club ya lo preparó la semana pasada, tras ponerse de acuerdo con la plantilla, a la que se le asegura el sueldo, “aunque ello implique que tengamos que seguir pagando nóminas y seguridad social aunque tengamos menos ongresos”. El presidente del club, Julián Mateo, señaló que la decisión se toma “por razones de fuerza mayor, ya que no podemos ni realizar la práctica deportiva ni entrenar, porque lo primero es la salud”.

Todos adoptarán la medida.

El presidente del Balonmano Nava afirma que el noventa por ciento de los clubes “van a adoptar estas medidas” a la espera de que mejore la situación, “ya que tenemos que asegurarnos el futuro de los clubes”. Los primeros en hacerlo fueron el Recoletas At. Valladolid y el Puente Genil, a los que le siguieron el Ademar de León, y se espera que el resto de clubes acudan a protegerse con estas medidas que ofrece el Gobierno.

El ERTE es, como su propio nombre indica, algo temporal, y los más optimistas señalan que este puede terminar el 11 de abril, cuando se dé por finalizado el estado de alarma, pero Mateo baja las expectativas a la tierra, y considera que la Liga Sacyr Asobal no va a continuar la temporada 19/20. Así lo explica: “En el mejor de los casos, no vamos a poder comenzar a entrenar hasta el 12 de abril, y como mínimo se necesitarían entre 15 y 20 días para que los jugadores pudieran ponerse en forma y estar en condiciones de competir. No hay fechas materiales para disputar las once jornadas que quedan antes del 30 de mayo”, fecha en la que concluyen los contratos de los jugadores, y eso si ningún equipo sufre ningún contagio de coronavirus, porque de ser así se tendría que poner todo el equipo en cuarentena.

Que se acabe la competición.

“Nosotros ya presentamos nuestra propuesta a la Asobal, -señala Mateo-, y era que si el confinamiento se prolongaba hasta el 10 de abril, la competición debía darse por finalizada, y que después fuera la Asobal junto a la Federación quienes decidieran de qué manera hacerlo”.

En cualquiera de los escenarios previstos el conjunto navero continuaría una temporada más en la Liga Asobal, pero este hecho ha pasado ahora a un segundo plano para el presidente del Balonmano Nava, “porque lo primero es la salud. Tenemos que salir de esta crisis sanitaria, y después ya pensaremos en el deporte”.