Publicidad

Tropezar es algo inherente al ser humano. Tropezar dos veces lo es más, y el Viveros Herol Balonmano Nava no quiere encadenar tropiezos en una recta final de la primera vuelta de la competición que aparecía como el momento idóneo para escapar casi de manera definitiva del descenso, y que se ha torcido un poco después de la derrota en Nava frente al Puente Genil.

Llega pronto la decimotercera jornada de la Liga Asobal, necesitada de meter partidos con calzador para dar un mes libre de competición por aquello de los compromisos internacionales. Así que al Viveros Herol Nava le llega pronto la oportunidad de enderezar el rumbo, y como reflejó en la previa del partido Carlos Villagrán “lo importante es cómo estemos nosotros, y que seamos capaces de competir como en partidos anteriores. Nunca sabes dónde están los puntos que puedes coger, y aunque Anaitasuna es una cancha difícil, estoy convencido de que vamos a competir, y estos tres partidos que nos quedan antes del parón nos van a hacer mirar alto, porque nos lo hemos merecido”.

DIEZ DÍAS MUY EXIGENTES

Es el de hoy un encuentro complicado, en una cancha siempre exigente como es la de Anaitasuna, y frente a un rival que cortó su mal momento el pasado fin de semana con su victoria ante el Cangas. Para Dani Gordo, que ha dejado aparcada su designación como seleccionador de Brasil, “porque estoy centrado en estos diez días tan duros que nos esperan, en los que tenemos que ‘rascar’ algo”, el equipo debe firmar la permanencia “cuanto antes”.

“Siempre que se pierde los técnicos buscamos una reacción en el equipo, y puedo asegurar que la plantilla va a competir a tope frente al Anaitasuna. Podrá llegar la victoria, o no, pero de lo que estoy convencido es de que el equipo se va a vaciar”, sentenció Dani, que se mostró “casi convencido” de que el encuentro en Navarra “va a ser en el que más suden la camiseta los jugadores en las últimas tres temporadas”.

Anaitasuna tiene una defensa dura con una salida rápida al contragolpe, y hacen gala de una gran intensidad en su juego. Es evidente que el tiempo de preparación del partido es inferior al de otros encuentros, pero el técnico no le concede una trascendencia capital, “porque cada vez que el equipo ha tenido que afrontar un partido con menos información de la habitual, ha sido responsable, y ha puesto otras cosas encima de la mesa que también hacen ganar partidos, y que quizá no pusimos el sábado pasado para conseguir ganar”.

El equipo se desplazará en la jornada de hoy hasta Navarra, y estará preparado para afrontar un choque importante, que dará comienzo a las ocho de la tarde.

EL ANÁLISIS, POR CÉSAR R. CABRILLO

La derrota ante Puente Genil es ya cosa del pasado. Lo bueno es que el poco tiempo entre partido y partido hace mucho más sencillo olvidarse de la derrota y centrarse en el choque de hoy ante Anaitasuna, otro encuentro de esos que valen otros cuatro puntos, ya que de ganar a los pamplonicas, el Balonmano Nava lograría aumentar su distancia en tres puntos y volver a coger aire en la recta final de esta primera vuelta, antes de que llegue el parón navideño por las competiciones internacionales.

A pesar de su mal arranque, Anaitasuna comienza a despegar y su pabellón siempre es un lugar complicado donde jugar y sacar buenos resultados, como bien sabe el Bidasoa, que tan solo rascó un empate. El equipo de Iñaki Aniz se ha reforzado con el portero sueco Henrik Nordlander, que vuelve al equipo procedente del Soenderjyske danés, el defensor argentino Franco Gavidia (Cangas) y el joven lateral izquierdo argentino Guillermo Fischer, que llegó del Teucro.

Los pamplonicas tienen una plantilla muy equilibrada, en la que destacan la primera línea y tres nombres sobre el resto. Por un lado el caboverdiano Leandro Semedo, el estilete ofensivo de Anitasuna siendo su máximo anotador gracias a su potente lanzamiento exterior. Pero no es el único arma que tiene el equipo, porque bajo la dirección de Mladen Krsmancic, se abren otras ventanas, la primera su capacidad de desborde al uno contra uno lo que le permite dar continuidad y encontrar a las dos otras armas peligrosas de este equipo, Carlos Chocarro y Ande Ugarte.

Chocarro es un gran extremo y así lo hacen ver estadísticas. Los 20 goles en 22 lanzamientos desde su puesto le convierten en un jugador a seguir de cerca ya que cumple a las mil maravillas con lo que se le pide a los extremos, “si te llega la tienes que meter”.

Por su parte, Ugarte es el baluarte en los seis metros. Si la defensa no está atenta te comerá, y cuando le llegan balones suele ser infalible.
El ataque de Anaitasuna pasa principalmente por el flanco izquierdo, por lo que si el BM Nava consigue limitar la producción por ese lado, los pamplonicas tendrán un pequeño problema en ataque.

En el otro lado del campo, la defensa es dura rocosa y muy profunda, no permite que un jugador pase sin ser tocado. La clave estará en lograr que la defensa navarra no se asiente y tener una buena transición en segunda oleada.

Además el cuadro pamplonica cuenta con dos porteros espectaculares, Henrik Nordlander y Patrick Bols, muy contrastados, de gran nivel, que pueden cerrar nuestras opciones de lanzamientos.