Jorge Silva, a la derecha, lanzando sobre la portería navera durante el partido que jugó el Viveros Herol frente al Sinfín el pasado mes de noviembre. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

El Viveros Herol Nava no va a cerrar matemáticamente su permanencia en la primera vuelta de la competición en la Liga Asobal, pero no cabe duda que su actuación en su debut en la máxima categoría del balonmano nacional está siendo más que destacada, sumando los puntos suficientes como para mirar con mucha tranquilidad la tabla clasificatoria.

Y es que el equipo ha ido superando retos desde la jornada inicial. La primera victoria llegó el primer día, el primer punto fuera de casa llegó en la segunda jornada, y en la undécima el Balonmano Nava logró ese primer triunfo fuera de casa que se resistía después de algunos encuentros en los que el equipo dispuso de un último ataque para ganar el partido.

La actuación del equipo en Benidorm fue de lo más destacada. Tanto fue así que Dani Gordo señaló al final que ” hemos hecho uno de nuestros mejores partidos”, poniendo el foco en la buena defensa, a la que hubo que sumar la actuación de un Yeray que le está dando puntos al equipo, y de un ataque coral que siempre es más complicado de defender para los rivales, amén de la más que buena entrada en el partido, algo en lo que también se ha venido trabajando con éxito.

CUESTIÓN DE MADUREZ

Pero, además, la madurez mostrada por el plantel en momentos puntuales de los partidos, como el que disputó el pasado sábado, ha sido más que destacada a lo largo de la temporada. El conjunto segoviano no parece estar compuesto por un buen número de hombres sin experiencia en Asobal, sino por jugadores con muchos partidos de Asobal a sus espaldas, tal y como supieron manejar el encuentro cuando más complicado se le puso en el tramo final, cuando el Benidorm le dio la vuelta al marcador, situándose por delante después de muchos minutos con el Nava liderando el electrónico.

Así lo destacaba Dani Gordo al señalar que “el partido lo hemos ganado por madurez. Somos un equipo con mucha gente inexperta en la categoría, pero mi sensación es de que el equipo ha sabido mantener la calma en todo momento, siempre basándose en una gran portería y una buena defensa. Cuando hemos tenido la oportunidad de romper el partido lo hemos hecho, y estoy muy contento y muy orgulloso del equipo”.

La liga no para, y el próximo fin de semana el Viveros Herol tiene otra oportunidad para seguir apuntalando su permanencia en Nava de la Asunción, donde llegará un Puente Genil en alza después de haber sumado cinco puntos de los últimos ocho en juego, saliendo de los puestos de descenso. Que la Asobal exige lo máximo cada fin de semana, y el conjunto segoviano lo sabe.