Yeray Lamariano. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

El Viveros Herol Nava no ha comenzado con bien pie la temporada regular en la Liga Asobal, y no solo por la derrota en el Palacio de los Deportes de La Rioja ante un Ciudad de Logroño que es uno de los candidatos a volver a ocupar plazas europeas al final de la campaña, sino porque las lesiones no han tardado en llegar en el plantel de Diego Dorado.

El primero en caer lesionado fue Yeray Lamariano, al que una rotura muscular le retrasará por lo menos un mes su debut en la temporada 20/21, mientras que el segundo ha sido Adrián Rosales, al que un mal gesto en la caída de un salto en un entrenamiento le produjo un problema en la rodilla de la que se está evaluando su estado. El lateral gallego estará de baja dos semanas en el mejor de los casos.

Con estas dos ausencias el conjunto segoviano tuvo que competir en Logroño, teniendo además en cuenta que Dzmitry Patotski vio la tarjeta roja en los primeros compases de la segunda parte, dejando a Ángel Pescador, tercer portero, como único guardameta del Viveros Herol ante un equipo del potencial del riojano. La expulsión de Patotski no conllevará sanción de cara al partido de la próxima jornada que enfrentará al conjunto navero con el Quabit Guadalajara en el Guerrer@s Naver@s, y en el que el plantel de Diego Dorado quiere ofrecer a sus aficionados una imagen bien distinta a la que mostró en Logroño.