Carlos Villagrán es frenado por un jugador del Liberbank Cuenca en un momento del partido. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Los números no mienten, pero tampoco suelen decir la verdad completa. Y los números que atesora el Viveros Herol Nava, que vienen a decir que el equipo suma seis puntos de catorce posibles, y ocupa la octava plaza de la clasificación, con una única victoria y cuatro empates, no reflejan toda la verdad de la situación de un equipo que en esta temporada solamente no ha dado la talla en un encuentro, el de Copa del Rey en O Rosal ante el Atlétjco Novás, siendo más que competitivo en el resto de encuentros.

El ejemplo de ello se puede encontrar en el partido que el conjunto navero disputó en El Sargal frente al segundo clasificado. El Liberbanka Cuenca se vio maniatado por los de Dani Gordo durante los primeros treinta minutos de partido, y solo un tirón en el tramo inicial de la segunda parte le llevó a adquirir una renta que parecía definitiva.

 

EL DESCANSO TRAS EL BUEN TRABAJO

Sin embargo, la seña de identidad del Viveros Herol Nava salió a relucir, y a base de trabajo y de creer en las posibilidades, amén de realizar de nuevo una exhibición física, el equipo logró reducir las distancias de tal manera que a menos de tres minutos para el final, el 24-23 que señalaba el marcador dejaba el partido en el aire, aunque finalmente cayera del lado local

Cierto es que todos los equipos van sumando, y que el Balonmano Nava es, junto al Quabyt Guadalajara, el Cangas y el Puerto Sagunto, el único equipo que no sabe lo que es ganar en las últimas cinco jornadas de competición. Pero la competitividad que está mostrando el equipo segoviano en todos los partidos de la temporada regular le hace ser optimista con respecto al futuro.

De momento, el futuro cercano pasa por el descanso, puesto que el hecho de que no haya jornada de liga el próximo fin de semana ha llevado al cuerpo técnico a conceder algunos días de descanso a la plantilla, que acumula doce intensas semanas de trabajo en la campaña más exigente en la historia del equipo. La próxima cita para el Viveros Herol Nava llegará el 2 de noviembre, en el nuevo pabellón de Nava de la Asunción, donde recibirá al Cantabria Sinfín, que se maneja en la clasificación con un punto más que los segovianos, en un partido importante teniendo en cuenta los próximos compromisos que tiene que afrontar el plantel.

UN NOVIEMBRE EXIGENTE

El descanso siempre viene bien cuando de deporte de élite se trata, pero en el caso del Viveros Herol Nava los cuatro días de asueto que concedió el cuerpo técnico son de lo más necesarios, teniendo en cuenta lo que le viene al equipo en un mes de noviembre que se presenta de lo más exigente.

El primero de estos encuentros llegará el 2 de noviembre con la visita a Nava del Sinfín cántabro, conjunto con el que los naveros tienen deportivas cuentas pendientes por aquella fase de ascenso de Segovia. Posteriormente, llegarán dos compromisos de máxima exigencia, con la visita al Palacio de los Deportes de León, donde al Viveros Herol le espera el Ademar de Manolo Cadenas. Seguidamente, con seguridad entre semana puesto que el FC Barcelona juega competición europea el fin de semana, el equipo recibirá al Barça en otro partido histórico para Nava de la Asunción. La visita a la cancha del Balonmano Benidorm cerrará un ciclo de cuatro partidos de mucho nivel para un equipo que tiene que recuperar fuerzas para afrontarlos de la mejor manera posible.