Darío Ajo lanza desde los seis metros./ AMADOR MARUGÁN

A estas alturas de la temporada, después de nueve victorias consecutivas, pocos son los que dudan de que el Viveros Herol Nava jugará la fase de ascenso a la Liga Asobal, aunque las matemáticas se empeñen en decir que al equipo de Álvaro Senovilla le falta un poco para conseguirlo.
Cuatro jornadas restan para la conclusión de la primera fase, y el equipo navero aventaja en ocho puntos a la Unión Financiera, quinto clasificado con el que todavía tiene que jugar en la última jornada. Tan raro será que el equipo asturiano lo gane todo, como que el navero pierda en los cuatro encuentros que le restan, pero teniendo en cuenta los antecedentes de la pasada campaña, en el Viveros Herol se trabaja para mantener la línea de resultados y no ceder un ápice.
Casi dos meses van a pasar desde el último partido en casa del Nava frente al Villa de Aranda el pasado 17 de diciembre, hasta que el próximo sábado el equipo segoviano vuelva a jugar frente a su afición el próximo 12 de febrero, teniendo como oponente al Balonmano Zamora, conjunto que jugará la fase por la permanencia.