Publicidad

El Viveros Herol Nava cerrará en Irún un primer tramo del calendario de competición muy exigente en lo que a desplazamientos se refiere, con las visitas a las canchas del Ciudad de Logroño, FC Barcelona y la que en la mañana del domingo, a las doce horas y con televisión de por medio a través de la aplicación de La Liga Sports, le medirá al conjunto irundarra en el pabellón Artaleku.

El equipo de Diego Dorado viaja con ambición a la cancha de “uno de los mejores conjuntos de la categoría” como señaló el técnico navero en la previa del partido. El entrenador alabó la fortaleza física del Bidasoa Irún “que se ha reforzado muy bien y está extraordinariamente bien dirigido por Jacobo Cuétara”.

No en vano el equipo vasco disputó el año pasado la Liga de Campeones, y en esta edición estaba inmerso en la liga Europea, de la que cayó eliminado el pasado jueves al perder en Croacia frente al RK Nexe por cinco goles de diferencia (29-24) cuando en Irún había vencido por 30-27.

La resiliencia

La manera en la que habrá afectado la derrota a la plantilla de Jacobo Cuétara puede convertirse en una de las claves del encuentro, ya que el Bidasoa aspiraba a clasificarse cuando menos para la fase de grupos de esta Liga Europa, y la primera derrota de la temporada que llegó de esta dolorosa manera puede haber sentado mal a un plantel acostumbrado a ganar y que de nuevo apunta a las posiciones de privilegio en esta Liga Asobal.

Otra de las claves para poner en aprietos al conjunto vasco pasará por “desplegar un juego rápido, ya que la defensa posicional del Bidasoa es muy fuerte”, según el técnico navero, que siempre trata de inculcar a sus jugadores la máxima de “ser competitivos en todas las pistas”. La defensa a jugadores de mucha calidad en la primera línea, ayudados esta temporada por el impagable trabajo de Julen Aginagalde en el pivote. El 6:0 del Viveros Herol Nava ha ido subiendo muchos enteros con el paso de las jornadas, y en esta ocasión de nuevo será puesto a prueba por un equipo cuyo promedio realizador raya los treinta goles por encuentro.

Minimizar errores

Además, el trabajo del cuerpo técnico está incidiendo en la regularidad del equipo a lo largo de los partidos, ya que no suele comenzar bien los encuentros “y necesitamos no encajar parciales muy grandes en contra, porque la igualdad entre la mayoría de los equipos es máxima, y un buen número de los partidos de esta Liga Asobal se van a decidir en los minutos finales”, sentenció el técnico. Y es que algunos minutos en los que el equipo se muestra algo más errático en ataque puede pasar mucha factura frente a un oponente que no suele desaprovechar sus ventajas.

El Viveros Herol viajará a Irún con las ausencias conocidas de Yeray Lamariano, que cuenta con el alta médica desde hace algunas jornadas, pero al que le falta ritmo de competición, y de Adrián Rosales, que fue operado el pasado fin de semana de una rotura de menisco y permanecerá varias semanas de baja. La tranquilidad de las dos victorias en casa no debe llevar a engaño, porque el equipo quiere salir a ganar a todas las pistas, aunque algunas sean ‘un poco’ más difíciles que otras.