Marta chuta con la izquierda ante la portera Elisa en una acción de la primera parte del encuentro. / KAMARERO

Después de cinco jornadas congeladas en la zona más baja de la clasificación, el Unami ya piensa en positivo después de conseguir la victoria en la sexta jornada de liga, tras imponerse al Ávilasala por 0-2 en el encuentro que definía lo que va a ser el devenir del conjunto segoviano en la competición, ya que una derrota podría afectar sobremanera a la moral de un equipo que tiene calidad y ambición, y al que solo su falta de gol estaba lastrando en la tabla.

Así que la escuadra de Toño González planteó el partido como había puesto en práctica los anteriores, haciéndose fuerte en el apartado defensivo aprovechando el buen momento de Lau en la portería, buscando las acciones rápidas en los contragolpes, y sacando rendimiento en las jugadas a balón parado, ya que tanto Cris de Andrés como Marta amenazaban tanto por la derecha como por la izquierda.

Marta pone el 0-1

Así, tras unos primeros compases de asentamiento sobre la pista, las azules adelantaron sus líneas y presionaron a un oponente que había puesto a prueba a Lau con lanzamientos lejanos. Sara cedió a Marta para que la zurda jugadora del Unami batiera a la guardameta Herenia por bajo, haciendo valer el mejor momento de las segovianas en el partido.

Apretó el Ávilasala en busca del empate antes del descanso, pero salvando un remate de Tama que Lau sacó con calidad, y un lanzamiento lejano de Gemma que se marchó a la escuadra de la portería del Unami, el resto de intentos abulenses se marcharon desviados, y el Unami no solo supo capear el temporal, sino que vio claro que sus opciones a la contra se hacían cada vez mayores.

Solidez defensiva

En la segunda parte no cambió el decorado, con el Ávilasala intentando presionar al Unami, pero con un punto de precipitación en sus acciones que amenazaba con convertirse en un castigo a poco que las segovianas estuvieran acertadas en una contra, y con el equipo visitante bien colocado sobre la pista, mostrando mucha solidez defensiva, con las ayudas bien trabajadas.

Cierto es que no le faltó trabajo a Lau, sobre todo en un par de jugadas culminadas por Marta Hernández que estuvieron muy cerca de convertirse en el 1-1, pero no es menos cierto que el Unami puso sentenciar su triunfo mucho antes de que Laura Llorente aprovechó que las locales habían colocado el portero-jugador sobre la pista para marcar a puerta vacía el 0-2 que confirmó el primer triunfo del equipo, que deja el signo negativo en la clasificación, y asciende varias posiciones.