La jugadora del Unami Laura Usa intenta salir de la presión de una contrincante del CD Inter Sala. / KAMARERO
Publicidad

Son tres las derrotas que acumula el Unami CP en las últimas tres jornadas de la Segunda División femenina. Tras un buen inicio en la competición, la plantilla de Antonio González está comprobando de primera mano la exigencia de la categoría, que esta temporada parece haber subido su nivel en el Grupo 4. El Rivas Futsal, la AD Alcorcón y el Leganés han sido los rivales que no ha podido superar el conjunto segoviano en las últimas semanas.

En la tarde de hoy visitan tierras toledanas para medirse al CDE Mora (18.00 horas). Se trata de un equipo que arrancó con solidez, pero al igual que el Unami ha visto empañado su buen inicio en el mes de octubre. Inició el campeonato liguera venciendo al CD Chiloeches en su visita a territorio alcarreño (1-3) y continuó sumando cinco puntos más, al empatar con la Universidad de Salamanca (0-0) y el San Fernando (1-1) ambos en casa y golear al Salesianos Puertollano a domicilio (0-5). A partir de la quinta jornada, no ha vuelto a ganar y ha caído contra adversarios con altas aspiraciones como el Soto del Real (3-2), el Colmenarejo Futsal (2-3) y el Teldepotivo (2-0). Si bien no lleva tres encuentros sin puntunar, siempre ha competido; aputando sus opciones al empate. Este balance inicial le ha llevado a la duodécima posición en la tabla, con un total de ocho puntos.

En una situación parecida se encuentra el Unami. Los tres compromisos que lleva sin sumar, le han dejado en la decimotercera plaza con siete. Esta tarde tiene una nueva oportunidad para enderezar su transcurso y mirar hacia una parte de la clasificación en la que no termine pasando apuros. Aunque todavía es pronto y los conceptos de González se van acoplando poco a poco, la intención de la plantilla es colocarse en una zona tranquila para jugar con mayor comodidad y sin presión ante cualquier contrincante.