El Unami tampoco encontró su suerte en Las Salinas, donde cayó goleado frente al Atlético Tordesillas en un encuentro que se le puso demasiado pronto de espaldas con la expulsión de su portero Kengo y el tanto local cuando el partido apenas había cumplido su décimo minuto.

El equipo segoviano está pasando un momento malo en todos los aspectos, incluido el anímico, debido a los malos resultados, y por ese lado vinieron los errores en Tordesillas ya que en el minuto nueve de partido el árbitro señaló penalti por derribo de Kengo al delantero local que en principio se saldó con tarjeta amarilla para el guardameta del Unami, que se equivocó empujando al colegiado viendo la roja directa.

Con el 1-0 que marcó Villa y el Unami con diez, la empresa se tornaba complicada para el conjunto de Juan Folgado, que intentó bajar el ritmo del partido buscando seguir con vida el mayor tiempo posible, consiguiéndolo durante bastantes minutos, hasta que a punto de cumplirse la media hora de encuentro, un centro desde la banda izquierda fue cabeceado en el primer palo por Popi para marcar el segundo tanto que dejó prácticamente finiquitado el choque, porque si ya el Unami resultaba complicado empatar el partido con uno menos, tratar de marcar dos tantos en Las Salinas parecía misión imposible.

El encuentro iba camino de convertirse en un calvario, y más cuando Alfonso, que se puso bajo los palos por la expulsión de Kengo, no despejó el balón con la suficiente rapidez con la presión del local Samu, al que le rebotó el esférico que terminó entrando en la portería segoviana.

LA SEGUNDA PARTE, SIN GOLES

Al descanso se llegó con el 3-0 y unas sensaciones muy malas para el Unami, que en la segunda parte consiguió que la producción ofensiva de su oponente no fuera tan grande como podía esperarse, aunque a ello contribuyeran también tanto las sustituciones que llevó a efecto el técnico local, como la lluvia que cayó de forma impenitente durante todo el segundo tiempo y que no ayudo a que el juego fuera demasiado fluido. El conjunto segoviano recibió varias ocasiones que finalmente no se culminaron, y aunque la expulsión de Hitoshi dejó a los de Juan Folgado con nueve, el Unami terminó el encuentro como cerró la primera parte, con un 3-0 en contra que tendrá consecuencias en la próxima jornada en la que no se podrá contar ni con Kengo (al que es más que posible que le caiga más de un partido de sanción) ni con Hitoshi. Difícil que puedan salir más cosas mal.