Luis del Barrio coloca el balón en la falta que supuso el 1-0. / FÉLIX S.

El Turégano se impuso por la mínima al Unami en un derbi que tuvo todas las connotaciones propias de un encuentro de rivalidad provincial, con dos equipos muy intensos sobre el terreno de juego, acciones meritorias, un gol de rebote y algo de polémica para que nada se pudiera echar en falta.
Se medían en el campo de El Burgo dos conjuntos que quieren ser protagonistas con el balón, y de manera lógica quien cogió las riendas del partido en primer lugar fue el Turégano, que sin llegar a asediar la portería de Pablo Salinas porque el entramado defensivo del Unami rayó a buena altura, sí llevó más peligro que el conjunto azul durante los primeros compases del encuentro.
Con el paso de los minutos el partido se fue metiendo en un toma y daca en el centro del campo con mucho balón dividido y los futbolistas entrando con fuerza a por él. El Unami pasó a llevar la iniciativa en el juego durante la recta final del primer período, pero al igual que le sucediera al Turégano en el tramo anterior, sin producir ocasiones verdaderamente claras sobre el marco rival.

UNA EXPULSIÓN QUE CONDICIONA

La primera parte de desgaste trajo consigo las primeras sustituciones tras el descanso. El calor que presidió el encuentro en el campo de El Burgo fue pasando factura, y cuando Jaime Illanas vio la segunda tarjeta amarilla mediado el segundo tiempo, el equipo visitante entendió que lo mejor era ceder la iniciativa y defender el punto que hasta entonces tenía en su bolsillo, mientras que el Turégano adelantó sus líneas en busca de una victoria de la que le separaba un solo gol.
El tramo final del partido tuvo bastante más emoción que juego hasta que, a cuatro minutos para el final, una falta cerca del área del Unami fue lanzada por Luis del Barrio, con la fortuna para los locales de que el balón rebotara en un jugador del Unami, despistando a Salinas y convirtiéndose en el 1-0. El Unami se volcó sobre el marco de Guille Gómez buscando el empate, pero no hubo tiempo para casi nada, y los tres puntos se quedaron en el casillero del conjunto dirigido por Paco Maroto.