Un lance del partido entre Monteresma y Abejar. / ROCÍO PARDOS

La segunda jornada de la Regional de Aficionados no dejó victorias para Segovia. El Turégano, que llegaba como líder, empató sin goles en su casa ante el San Esteban de Gormaz, un resultado que su entrenador, Julio de Andrés, no maquilla: “Sabe a derrota”. Por su parte, el Monteresma cayó derrotado en su visita al San José, soriano, uno de los equipos llamados a pelear el ascenso.

El Turégano las tuvo de todos los colores en El Burgo, pero el balón no quiso entrar. Además de dos penaltis que reclamó sin suerte, hubo dos centros laterales peligrosos que no encontraron rematador y dos córners en los que el balón botó dentro del área soriana ante la mirada atónita del portero sin que ningún jugador local metiera el pie para embocar. El equipo se vino algo abajo en el tramo final y los últimos minutos fueron un quiero y no puedo.

Mientras, el Monteresma cayó en su primer desplazamiento en la Regional de Aficionados. Las cosas se le pusieron muy complicadas al cuadro segoviano, que llegaba con bajas como la de Jelu. El San José se adelantó tras un penalti tempranero por un forcejeo en el área que marcó Diego Vargas. Los locales pusieron tierra de por medio a la media hora al aprovechar un error de los morados: pérdida en el centro del campo, pase en profundidad que pudo ser fuera de juego y Víctor Jiménez resuelve el mano a mano ante el portero.

Pese al marcador y que los segovianos se quedaron con diez por doble amarilla, el Monteresma dio la talla en el tramo final y marcó su primer gol en la categoría, obra de Chile, que superó al meta soriano con una preciosa vaselina. “Empezamos a jugar bien cuando nos quedamos con diez. Estamos contentos porque es un rival que va a estar arriba”, subraya su técnico, José Luis Segovia. El Unami descansó esta jornada.